De cara a las elecciones de 2019, los candidatos componen su imagen y ensayan contrarreloj cómo será la presentación de los ejes centrales de campaña tanto en lo discursivo como en los gestual. “La comunicación efectiva es un arte que requiere entrenamiento. El cuerpo no miente. Hay que aprender a dominarlo para que apoye a la comunicación oral”. Quien lo afirma es Daniela Aruj –estratega en comunicación y branding político que acaba de lanzar Hablar en Público (HEP!) junto a su colega Shila Vilker.

La experta en Imagen Política insiste en que “las buenas prácticas en comunicación se aprenden, se practican. Por eso, se debe trabajar sobre la semiótica y la comunicación no verbal: kinesis, paralenguaje y proxemia. Está convencida de que cualquier candidato “puede convertirse en buen orador con las herramientas adecuadas”. Su primera recomendación para transmitir una sólida imagen profesional en los medios de comunicación es “impactar de tal modo que la audiencia recuerde el mensaje”. “La mejor manera de impactar en la comunicación es transmitiendo confiabilidad, sensibilidad, sencillez y capacidad. Es desde la emocionalidad que se conquista a las audiencias”, asegura. Y continúa: “Para que el mensaje sea creíble debe haber autoconfianza”.

En ese sentido, el consultor Miguel Angel Martínez -docente de la misma escuela de oratoria y comunicación- señala que “es indispensable estar convencido de lo que se comunica. Es importante generar siempre un vínculo con la audiencia para que hagan suya la idea”.

Recomienda prestar atención a la apariencia que es “la expresión física de cómo nos vemos a nosotros mismos. Transmite estado de ánimo y nivel de autoestima”.