Los amamos, o los odiamos pero también les tomamos cariño: algunos personajes de las series son memorables. Las largas horas compartiendo estas historias frente a la pantalla pueden dejar además inspiración valiosa y algunas lecciones aplicables al management.

Game of Thrones es una de las series más exitosas de todos los tiempos. Ya estamos en la cuenta regresiva para el comienzo de la última temporada que llegará el 14 de abril.

Según un artículo de The Wall Street Journal, en el que se entrevistó a tres expertos en gestión y negocios familiarizados con la serie, los CEO o ejecutivos de las empresas podrían aprender grandes lecciones de liderazgo corporativo de los personajes de la saga.

Entre las lecciones, mencionan el liderazgo empático: varios personajes, como Tyrion Lannister y Jon Snow, comparten el rasgo de "no pertencer" por ser hijos ilegítimos. Esa experiencia les da un sentido de justicia y voluntad de acción que los especialistas comparan con los CEO que llegan al puesto desde cargos menores. Por otro lado, Snow también se plantea como un ejemplo de las virtudes de adaptación al contexto en el que está.

Capacidad de adaptación, liderazgo empático y no tener miedo a reinvertarse son algunas enseñanzas

Tywin, Stannis o Cersei son ejemplos de líderes que se tornan ineficaces ya que son jefes narcisistas, manipuladores y psicópatas. Aunque al principio generan resultados crean un ambiente de desconfianza que desalienta el esfuerzo.

Mad Men es la serie por excelencia sobre Marketing y Publicidad tradicional que enseña cómo se construye una marca desde sus pilares. Entre whisky y whisky, algunas de las lecciones que dejaron Don Draper y compañía fueron crear tus propias oportunidades, no tener miedo de reinventarse, conocer tu valor (aplausos para Peggy en ese rubro) y no poner todos los huevos en una misma canasta (o en un cliente).

Billions aborda el vertiginoso mundo de las finanzas. La serie, que tendrá una nueva temporada desde el 17 de marzo, tiene a Bobby Axelrod como despiadado y sagaz inversor multimillonario. Algunas de sus lecciones de este polémico personaje, según recapitula la revista GQ son premiar la lealtad de los empleados, el recordar que el conocimiento es poder y no tener miedo de cortar las pérdidas (como cuando su mejor amigo lo traiciona).

La serie Ozark, protagonizada por Jason Bateman, también deja enseñanzas para quien está apostando a un nuevo negocio. Elegir bien a los clientes es una lección que el propio Marty aprende a los golpes (literales en este caso) pero hay otras según el sitio Wealth Management: no pensar que los clientes no son tan inteligentes como uno y no hay segundas chances para la deshonestidad.

Reflexión e inspiración que dejan algunos de los héroes y villanos de la pantalla.