Entre la hiperconexión y el aislamiento transcurre la vida moderna en grandes urbes. La soledad es un mal contemporáneo en crecimiento, a tal punto que en el Reino Unido se dispuso la creación de un Ministerio específico sobre el tema. Junto con esta epidemia fueron surgiendo soluciones que se convirtieron en una industria rentable en países como los Estados Unidos. Así lo revela una nota publicada en el diario El País.

Los ejemplos detallados por el diario español son elocuentes. Un fin de semana de verano, Tracy Ruble y otras 20 personas se instalaron con sillas vacías en una esquina de una calle de San Francisco para hablar con desconocidos. Chuck McCarthy ofreció entrevistas en Los Ángeles sobre el éxito de su aplicación The People Walker, en la que "paseantes" cobran entre siete y 21 dólares por acompañar a caminar a otra persona. Adam Paulman, de 65 años, asistió a una fiesta de abrazos en San Diego. Una treintena de personas pagaron 20 dólares para tocarse unos a otros sin intenciones sexuales.

Mientras proliferan este tipo de iniciativas, las autoridades sanitarias de Estados Unidos alertan de que hay una "epidemia de soledad", una condición más dañina que la obesidad y tan perjudicial como fumar 15 cigarrillos diarios. Las cifras les dan la razón. Más de la mitad de los adultos de este país consideran que nadie los conoce realmente y un 46% reconoce sentirse solo a veces o siempre, según la última encuesta de Cigna e Ipsos.

Desde hace dos años, CareMore Health ofrece en los planes de salud para adultos mayores y personas de escasos recursos un programa llamado Unidos. En la práctica, consiste en llamadas telefónicas semanales, visitas al hogar del paciente, estímulo personal y programas comunitarios.

Otro de los emprendedores que encontró una solución y una oportunidad de negocio es Chuck McCarthy, creador de The People Walker en 2016. Su servicio cobra por pasear acompañado.Todos los "paseantes" pasan por un proceso de solicitud y verificación de antecedentes penales.

Una de las empresas más conocidas del rubro es Rent a friend, que hace unos años anunció su llegada a la Argentina. Cuenta con más de 600.000 "amigos de alquiler" en varios países del mundo. Los usuarios pagan entre 10 y 50 dólares la hora. En EE UU funciona como un Tinder de amigos. En nuestro país existe "Rent a local friend", más enfocado en los turistas que quieren compañía para recorrer la ciudad.

En 2015, Tracy Ruble fundó Sidewalk Talk: junto a unos amigos se sentó en la calle frente a sillas vacías, desplegadas para que quienes quisieran conversar con ellos, lo hicieran. Fue tal el éxito que lo transformó en una organización, que ahora funciona en más de una docena de países. Ideas innovadoras por el bienestar de muchos que se transforman en retorno.