Es la época en la que todos quieren una pausa, el cuerpo y la mente piden descanso después de todo un año de trabajo. Las ganas de frenar con la rutina reviven el sueño de escaparse de todo y retirarse a la naturaleza.

Hoteles.com reveló que se registra la tendencia a un fuerte aumento en las reservas de hoteles alejados de la civilización y conectados con la naturaleza. Puntualiza un crecimiento del 18% este año en comparación con el año pasado, y en total un salto del 60% en dos años.

"La nueva generación de viajeros prioriza las experiencias únicas y la vivencia de recuerdos que vivirán por siempre en su memoria, es por eso que los hoteles exóticos y fuera del circuito tradicional se vuelven muy codiciados", explican desde la plataforma de turismo

Las averiguaciones por hoteles "secretos" incluyen una gran variedad de destinos y locaciones de lo más excéntricas: islas privadas (50%), en lo profundo del bosque (50%), en la selva (30%). Desde desiertos en Medio Oriente o las montañas en Tailandia, hasta la tundra de Suecia, los trotamundos están buscando desconectarse del mundo.

Entre los alojamientos mencionados por el sitio, se encuentra el que podría ser el hotel más remoto del mundo: una guest house en Ittoqqortoormiit en Groenlandia Oriental. Imposible de pronunciar. En la pequeña isla de aproximadamente 450 habitantes, los viajeros podrán pasear en trineos, ver mágicas auroras boreales y también icebergs del tamaño del hotel. Es para los valientes, ya que los osos polares y otros animales salvajes merodean por la isla de noche.

En plan más tropical, es posible hacer vida de jungla en Bali, en el Four Seasons Resort Sayan (desde $16700). El complejo es una joya bien escondida, que surge de los arrozales sobre el río Ayung. Otra locación inolvidable es la casa del árbol Keemala, en Tailandia (desde $20600), un paraíso en la altura de la selva de la isla. Habitar una cueva en la escarpada región de Capadocia, Turquía, en Gamirasu Cave (desde $4289) o disfrutar el silencio de una noche en el desierto de Emiratos Árabes, en el Anantara Qasr al Sarab Desert (desde $21.500). En Nueva Zelanda, el Silostay Little River ofrece la experiencia más extrema de dormir en un silo de cereales restaurado (desde $5000). Más cerca, en Argentina, el Arakur Ushuaia Resort & Spa (desde $7800), es uno de los lugares de desconexión elegidos por el portal en Ushuaia, Tierra del Fuego.

Una forma de vacacionar que lleva a explorar el mundo en busca de un remanso personal.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Papa no tiene previsto visitar Argentina en 2020

El Papa no tiene previsto visitar Argentina en 2020

Ver más productos