Los diamantes van a seguir cayendo, según indica en una nota de la agencia Bloomberg un fondo de cobertura cuya apuesta a la marihuana lo convirtió en el de mejor desempeño del mundo en 2016.

Los precios de la piedra preciosa podrían bajar 10 por ciento este año en tanto ésta pierde atractivo entre los consumidores más jóvenes y enfrenta el desafío de alternativas sintéticas, dijo Ben Cleary, que reside en Singapur y es uno de los administradores del Tribeca Global Natural Resources Fund de u$s500 millones.

“Los diamantes se venden sobre la base de que siempre representarán la cima del lujo y el deseo materialista”, escribió Cleary en un correo electrónico. “Lo que nos preocupa es saber si una generación más joven de millennials tendrá la misma lealtad a los mismos productos que sus padres y abuelos”.

Los diamantes pulidos fueron uno de los productos primarios de peor desempeño en 2017, dado que la reputación de la gema se vio empañada como consecuencia de las falsificaciones y de piedras extraídas en zonas en conflicto. La demanda podría estancarse durante otros 10 años a menos que el sector gaste más en atraer consumidores, escribió Bain & Co. el mes pasado en su informe anual sobre la industria.

El fondo Tribeca tiene olfato para las tendencias de consumo y mercados nuevos. Subió 145 por ciento en 2016, el mayor porcentaje entre los más de 10.000 fondos que sigue la firma proveedora de datos Pregin, alimentado por apuestas a los productores de marihuana de América del Norte que se beneficiaron de la legalización del uso médico y recreativo del cannabis. El año pasado trepó 25%, impulsado por la recuperación de los precios de los productos primarios y por inversiones en al menos 15 operaciones de captación de fondos que permitieron que compañías de menores recursos pusieran proyectos en producción, dijo Cleary a la agencia Bloomberg.

Reputación opacada

Aunque varios en la industria le tienen fe a la generación de los millennials y aseguran que serán quienes reactivarán las ventas, al punto de enfocar publicidades en ese segmento, por ahora hay muestras de frialdad y cuestionamientos que ponen en jaque el valor del diamante como una inversión para siempre. Una de las principales trabas es la perspectiva ética: entre los jóvenes progresistas de entre 20 y 30 años de los países desarrollados, los diamantes son vistos como un regalo poco ético debido a las condiciones en que se extraen en África.

Por otro lado, según el portal de noticias Pressreader las ventas a nivel mundial de joyas con piedras talladas llevan tres años en descenso. Esto se debe a que los jóvenes han perdido la atracción por demostrar con un sólo objeto su amor por otra persona. El uso de la joya para pedir matrimonio es algo obsoleto para los miembros de esta generación que tiene un pensamiento basado más en vivir que en tener.

En cuanto a otras apuestas en materias primas, para este año el fondo Tribeca es alcista en relación con el carbón y los créditos de carbono. Los recortes de la producción china han reducido la oferta, lo que ha hecho subir los precios del carbón térmico y metalúrgico. Los rendimientos del flujo de efectivo libre de los productores de carbón norteamericanos siguen siendo “increí- blemente atractivos”, dijo Cleary