Amazon, la compañía fundada por el hombre más rico del mundo, Jeff Bezos, acusó este miércoles a SpaceX, empresa creada por Elon Musk, la segunda persona más rica del mundo, de negarse a obedecer las reglas de la FCC (Comisión Federal de Comunicaciones) y aseguró que, además, la compañía espacial lanza ataques injustificados a quien muestre señales de incumplimiento. "Las reglas son para otras personas, y aquellos que insisten o simplemente solicitan su cumplimiento merecen burlas y ataques ad hominem", escribió Amazon en una nota enviada al organismo estatal. 

La batalla de los ricos y sus aún más multimillonarias empresas comenzó hace dos semanas, cuando la compañía de Bezos le pidió a la FCC que rechace la propuesta de SpaceX sobre su próxima generación de Starlink, que incluiría hasta 30.000 nuevos satélites. ¿Por qué? Amazon afirma que SpaceX violó una regla contra aplicaciones incompletas e inconsistentes al presentar planes para "dos configuraciones mutuamente excluyentes" con "parámetros orbitales muy diferentes".

La respuesta de Elon Musk y SpaceX no tardó en llegar, y no se ahorró nada. Primero dijeron que lanzan dos configuraciones posibles en caso de que su preferida no funcione, algo que, para ellos, no viola la regla de la FCC. Sin embargo, el plato fuerte llegó después:  aseguraron a la entidad que Amazon intenta frecuentemente obstaculizar a sus competidores para "compensar el fracaso para progresar por sí mismo".

El proyecto de Starlink podría verse demorado por los constantes embates de Amazon

" SpaceX acusa de ser anticompetitiva a cualquier empresa que se atreva a señalar su incumplimiento de leyes y regulaciones", contestó Amazon este miércoles junto con el caso del operador de satélites Viasat, que demandó a la FCC y pidió la suspensión de los lanzamientos de Starlink aprobados por la Comisión, solicitud que fue rechazada.

A eso les sumó preguntas que se pasaban de irónicas: "¿Intentar hacer que una empresa dirigida por Musk cumpla las reglas de vuelo? Estás 'fundamentalmente roto'. ¿Intentar hacer que una empresa dirigida por Musk cumpla con las normas de salud y seguridad? Eres 'no elegible e ignorante'. ¿Tratar de hacer que una empresa dirigida por Musk cumpla con las leyes de valores estadounidenses? Te llamarán con muchos nombres, algunos demasiado crudos para repetirlos". 

También mencionan que un enfoque de múltiples órbitas obligaría a la FCC y a los competidores a realizar un trabajo de análisis adicional para colocar sus satélites y abriría las puertas a que nuevos solicitantes pidan dos o más configuraciones separadas y mutuamente excluyentes, que derivaría en mayores probabilidades de que los satélites colisionen o interfieran por la saturación del espacio. Esto fue cuestionado por SpaceX, quienes señalaron que la postura de Amazon resultaba extraña por criticar una solicitud que proporcionaba más información de la solicitada.

Por qué se pelean Amazon y SpaceX

Los gigantes de la tecnología y el progreso han roto bastantes reglas a lo largo de su historia, o al menos de eso se los ha acusado en reiteradas ocasiones. Los embates de Amazon no son una simple cruzada por la ética y la moral, sino que, como en casi todo lo que hace, hay una razón esencialmente económica detrás.

Es que la empresa que ahora lidera Andy Jassy planea lanzar una red de más de 3.000 satélites llamada Kuiper, casualmente muy similar a la red Starlink que ya comenzó Elon Musk. Hasta el momento, ya hay 1.700 en órbita, y estiman que los clientes —hoy unos 100.000— podrían ser más de medio millón en un tiempo no muy lejano. Si finalmente SpaceX logra establecerse como líder del mercado, los Kuiper podían perder su razón de ser. 

Los satélites Kuiper saldrían en 2023

Por eso el conflicto en la FCC, que ya tiene miles de archivos al respecto, entre los que se encuentra una larga lista de los problemas pasados de Musk con otros reguladores enviada por Amazon en uno de sus intentos más agresivos de retroceder, o al menos frenar,  el rápido cronograma de SpaceX para desplegar sus satélites de banda ancha.

En este conflicto no hay santos: el rápido ritmo de desarrollo de nuevas tecnologías de SpaceX, sobrealimentado por la financiación de Elon Musk y elevadas rondas de inversión, a menudo se mueve más rápido de lo que las agencias gubernamentales pueden regularlas, creando todo tipo de problemas y dramas y, a veces, violaciones directas .

Muchas veces las empresas de Elon Musk van más rápido que las regulaciones

Ahora, SpaceX quiere implementar una generación mejorada de satélites, construidos más grandes y con capacidades adicionales como enlaces láser, que eliminan la necesidad de estaciones terrestres al permitir que los satélites se comuniquen entre sí y transmitan comunicaciones en órbita a medida que pasan sobre las áreas de los usuarios. Mientras en Texas celebran los avances, en Silicon Valley se preguntan cómo es posible regularlos. 

Amazon concluyó: "Si SpaceX y Musk continúan manteniéndose por encima de las reglas, deberían abrocharse el cinturón: solo generarán más protestas de Amazon y otros que quieren que las reglas se apliquen a todos por igual. Musk y SpaceX probablemente continuarán respondiendo como tienen aquí, y el ciclo caótico y de agotamiento de recursos continuará. Amazon pide que la comisión le muestre a SpaceX que las reglas también se aplican a él ".