Centrada en el personaje de una joven prodigio del ajedrez, Gambito de Dama, tira de Netflix, se coronó como una de las series más vistas y aclamadas de este año de streaming recargado por el encierro. Hasta fue recomendada por Patti Smith y Stephen King. Detrás de los fotogramas de las partidas cronometradas de los jugadores se podrían extraer algunos aprendizajes valiosos para el mundo de la estrategia comercial. 

Este ejercicio de extrapolación fue realizado por el portar Entrepreneur, cuyos especialistas puntualizaron cuatro consejos que nos deja el éxito de la historia de Beth Harmon, la protagonista interpretada por la actriz argentino-escosesa Anya Taylor-Joy.

  •  La presentación es importante. Casi todas las tomas ofrecen una hermosa descripción del estilo y la moda de las décadas de 1950 y 1960. "Hay algo en el diseño de vestuario, la cinematografía, la cohesión de las imágenes en pantalla que te hacen creer que este programa sabe exactamente qué es y hacia dónde se dirige. Genera suficiente confianza en el espectador para que quieran sumergirse en siete horas de ajedrez", indica el sitio y, trasladado al mundo de los negocios, destaca la importancia de la presentación, aún en tiempo de reuniones por zoom. Cuidar la luz, ser intencional sobre lo que ven los demás para reforzar la idea de que uno sabe lo que quiere respecto al trabajo.
  • El éxito no es definitivo, el fracaso no es fatal.  Esa es una línea de Winston Churchill que se aplica a nuestro protagonista. Harmon se siente atraída por el tablero de ajedrez la primera vez que ve al Sr. Shaibel, el conserje del orfanato jugando en el sótano. El dice que no y ella se va decepcionada. Sin embargo, ella no se rinde; ella vuelve otro día y lo observa. En el mundo de las estrategias comerciales, se podría demuestrar que recibir un "no" o perder no significa que eso sea para siempre. A veces, el momento no es el adecuado. Al iniciar un negocio, habrá "no" cientos de veces, pero para usar otra cita de Winston Churchill: "El éxito es la capacidad de pasar de un fracaso a otro sin perder el entusiasmo". 
  • Tener un plan, pero también espacio para improvisar. Una de las mayores dificultades de Harmon relacionadas con el ajedrez es el tira y afloja entre la improvisación y el estudio de la historia de juego de otros grandes jugadores. Ella confía en sí misma y le gusta improvisar, pero camino a la cima deberá trazar un plan.  "De la misma forma, es importante que los emprendedores sean historiadores flexibles. El hecho de que esté comenzando un nuevo negocio no significa que todos los elementos serán nuevos, y encontrar mentores que puedan guiarlo a través de los pasos que tomaron puede ayudarlo a despegar. No deberías intentar simplemente improvisar. Tenga un plan formalizado y una lista de objetivos que desea lograr", señalan en Entrepreneur. Al mismo tiempo, es fundamental saber cuándo improvisar.
  •  Jugar el propio juego.  La Defensa siciliana es la jugada característica de Harmon, pero también es la especialidad del campeón mundial Vasily Borgov. ¿No sería peligroso intentar vencer al mejor del mundo en su propio juego? Ante el dilema, a la joven le aconsejan: "Juegá lo que es mejor para vos ".  En los negocios, cuando uno juega su propìo juego, sus conocimientos y experiencia pueden proporcionarle una pista interna que nadie más tiene. Esto puede marcar la diferencia en el mundo cuando se trata de crear un producto, servicio o experiencia que nadie más puede igualar. Dominá lo que te hace único y confiá en que será suficiente.