A Elon Musk le gusta arriesgarse, pero no perder. Por eso irá hasta las últimas consecuencias para no hacerse con un Twitter que cada vez vale menos, y por esto también vendió el 75% de las tenencias en bitcoin que tenía Tesla, después del "criptoinvierno" que derrumbó el precio de la moneda virtual hasta mínimos insospechados.

Según reveló la compañía automotriz en su informe de ganancias del segundo trimestre, Tesla se deshizo del 75% de sus bitcoins por 963 millones de dólares, quedándose así solo con USD 218 millones en "activos digitales".

Elon Musk y Tesla perdieron dinero, ya que habían adquirido 1.500 millones de dólares en criptomonedas en febrero del año pasado, cuando también anunciaron que trabajaban para aceptar Bitcoin como parte de pago por sus vehículos. En ese momento los mercados festejaron y el Bitcoin continuó su racha alcista hasta su récord de 69.000 dólares, del que cayó hasta los 20.000 por los que ronda hoy en día.

Elon Musk era el "criptolíder", pero el mercado no le perdonó que abandonara sus planes para aceptar pagos en cripto, y sufrió las consecuencias. Desde noviembre que los activos digitales no pararon de caer, perdiendo hasta el 70% de su valor. Y, aunque habían perdido, Tesla y su creador no quisieron perder más: viendo que el mercado no se recuperaba, se desprendieron de sus tenencias para aminorar la sangría de dólares. 

Aunque no se sabe cuándo vendieron gran parte de los 42.000 bitcoins que tenían, se estima que vendieron sus tenencias a un precio de 29.000 dólares por bitcoins, por lo que podría haber sido a inicios del segundo trimestre de este año.

Elon Musk todavía no descarta al Bitcoin

En una llamada de ganancias, los ejecutivos de la compañía dijeron que el motivo de la venta era el deseo de maximizar las posiciones de efectivo durante la incertidumbre de los bloqueos por el coronavirus en China.

“Ciertamente, estamos abiertos a aumentar las tenencias de bitcoins en el futuro. Así que esto no debe tomarse como un veredicto sobre Bitcoin. Es solo que estábamos preocupados por la liquidez general de la empresa debido a los cierres de Covid-19 en China”, dijo el director financiero de Tesla, Zachary Kirkhorn.

 

De todas formas, también advirtió a los accionistas que los cambios de precios tienden a afectar su rentabilidad, lo que ahora parece un presagio del anuncio del miércoles. “Por ejemplo, en el primer trimestre de 2021, registramos aproximadamente USD 27 millones de pérdidas por deterioro resultantes del cambio al valor contable de nuestro Bitcoin y ganancias de USD 128 millones en ciertas ventas de Bitcoin por nuestra parte”, escribió la compañía en su comunicado del 25 de abril ante la SEC.

El informe de ganancias del segundo trimestre de la compañía, que superó las expectativas con 2.260 millones de dólares en ganancias, no afectó mucho el precio de las acciones.

Tesla necesitaba vender Bitcoins

En un año, la inversión de Tesla se redujo de 1.500 millones a 1.260 millones, según los libros de cuentas de la compañía. Aunque podría haber aguantado la inversión a la espera de una remontada en el precio de la criptomoneda, la automotriz no estaba en situación de hacerlo.

Así lo demostró el hecho de que en junio despidió a gran parte de su plantilla de oficina por el "mal presentimiento" de Musk sobre el futuro de la economía estadounidense. Además, el fabricante de coches se enfrenta a las interrupciones en la cadena de suministros, que están provocando pérdidas de "miles de millones de dólares" a sus plantas de montaje de Texas y Berlín.

Por otra parte, tampoco tienen muchas oficinas disponibles: los empleados que quisieron volver denunciaron que no tenían lugar para estacionar, Wi-Fi o siquiera sillas para sentarse en el regreso a la presencialidad.