La irrupción del Coronavirus marcó un antes y un después en la relación empresa-trabajador. Las firmas son desafiadas a repensar el talento en un entorno en el que las reglas cambiaron.  

“Este es un momento clave para el futuro de las compañías y la relación con el talento debería estar en el centro de las decisiones que se tomen. En concreto, es necesario que repensemos y reforcemos la cultura en un contexto de desincronización y deslocalización, que apostemos por la formación como una clave para obtener ventajas competitivas y que generemos lazos de comunicación más sólidos con el activismo creciente entre los empleados”, señala David González Natal, Socio y Director Senior de Engagement de LLYC.

La consultora detectó 10 tendencias que marcarán el talento en 2021:

  1. Empleado activista: Cada vez damos más importancia a la posición de las compañías sobre determinados aspectos sociales y al gap que se produce entre los valores que propugna y la experiencia real del empleado. Además, se está produciendo un crecimiento del activismo digital que proporciona nuevas herramientas y, sobre todo, un clima de contagio emocional. Será necesario que las empresas establezcan instrumentos internos para escuchar a tiempo y detectar las preocupaciones de los empleados.
  2. Empleado eterno: Seremos aún más longevos en el futuro. Cómo impactará esa longevidad creciente en modelos en los que el trabajo físico será cada vez menos relevante por la automatización es una de las conversaciones a desarrollar en los próximos meses.
  3. Continuos aprendices: La conversación sobre la necesidad del upskilling (adquirir nuevas competencias) y reskilling (reciclaje profesional) del talento en las compañías no es nueva, pero sí es más crucial que nunca. Las capacidades digitales van a ser pronto un commodity básico en muchas empresas, como puede ser el leer. Además, algunos estudios revelan que el 91% de las compañías esperan que la habilidad más demandada próximamente sea la creatividad. 
  4. Los nuevos managers:  Según una encuesta de PwC, el 54% de los directores financieros (CFOs) indican que sus compañías planean convertir el teletrabajo en una opción permanente. Los managers tendrán que reinventar su manera habitual de gestionar equipos si gran parte de ellos trabajan en remoto. La empatía será una de las claves.
  5. Del employee experience al life experience 2020 nos ha acercado más que nunca en lo personal. Permitimos a compañeros, a los que normalmente sólo veíamos en ambientes profesionales, adentrarse en la intimidad de nuestras casas a través de la ventana de nuestra cámara web. En los próximos meses las empresas necesitarán crear una suerte de nueva 'etiqueta digital' para el new normal que ha de contemplar elementos nuevos tan importantes como el derecho a la desconexión o el respeto a la flexibilidad de horarios.
  6. Del Where al When. Las empresas tienen una ocasión inmejorable para desprenderse de capas innecesarias de complejidad que lastran muchos de sus procesos, beneficiando en el camino a un talento al que se valora por sus resultados, eficacia y compromiso.
  7. Del trabajo remoto al trabajo híbrido: Las oficinas deberán convertirse en experiencias productivas, significativas y memorables para los empleados. Un espacio de inspiración y conexión entre personas, un lugar donde se fomente el aprendizaje y el desarrollo continuo.
  8. Salud mental en la empresa: Uno de los efectos más fuertes y, a menudo, menos visibilizados de la Covid-19 son las consecuencias que está provocando en la salud mental de los trabajadores. Las organizaciones deben aproximarse a esta cuestión y generar estrategias efectivas que toquen sistemáticamente el problema.
  9. Innovación colectiva: estamos en una era de innovación, incluso en el liderazgo. Lo que se espera de los líderes de hoy es que involucren a todos los trabajadores de la empresa para crear una cultura propicia a la innovación. Todos tenemos un lado creativo.
  10. Talento Senior para la resiliencia: hay un grupo particular al que se debería revalorizar en una época en la que la resiliencia es más clave que nunca: los Seniors. Algunos estudios recientes ya plantean que los profesionales de más de 50 años serán esenciales para la recuperación económica post-covid.