Cambiaron las costumbres con la pandemia y, en muchos casos, la practicidad vino para quedarse. En el sector financiero, se aceleró a nivel local una tendencia que ya se perfilaba. El predominio de la virtualidad para operar. Le dicen "tie-less bank" (banca sin corbata) aunque bien podría ser banca sin tacos, el concepto es el abandono de lo formal y la presencialidad por el imperativo de lo digital como experiencia. 

Antes de la pandemia, el 77% de los argentinos utilizaba el efectivo como principal medio de pago, mientras que el 30,2% visitaba los bancos personalmente para realizar pagos y retirar dinero. Según una nueva investigación publicada por la empresa de software bancario Temenos, estos hábitos han sido completamente transformados por el brote de COVID-19 y las restricciones posteriores; en la actualidad, menos de una cuarta parte visita los bancos personalmente (24,2%), mientras que el 72,2% utiliza dispositivos móviles para realizar pagos, el 60,5% a través de la Web y el 21,5% utiliza la banca telefónica.  

Los hallazgos, basados en las respuestas de más de 400 argentinos durante marzo, una tendencia no solo hacia el uso de servicios bancarios y de pago en línea y móviles, sino también un cambio en las expectativas con respecto a sus proveedores de servicios financieros.

Según la investigación, el servicio más importante de un banco es el acceso digital y soporte "24x7"; lo que demostró ser prioridad para más de la mitad de los encuestados (56,4%), seguida de la simplicidad en términos de apertura de cuentas (16,7%). Otras consideraciones incluyeron ofertas de servicios personalizados (para el 6,2% de los encuestados) e instalaciones de chat en línea para la atención al cliente (4,5%).

Alex Pacheco, Gerente de Ventas de Temenos Latam, describe los hallazgos de la encuesta como una visión "fascinante y clara" sobre la naturaleza cambiante de la banca y las expectativas de los consumidores.  "Argentina está entrando en la era de la banca 'tie less'; una experiencia menos formal, más rápida (en muchos casos, en tiempo real), más personalizada y realmente accesible las 24 horas. La pandemia ciertamente ha acelerado este cambio, pero creo que las generaciones más jóvenes, como consumidores y empleados que trabajan en el sector, han sido igualmente responsables de impulsar este cambio", dijo.

Según los resultados, un tercio de los encuestados de la Generación Z (33,0%; de 18 a 25 años) y el 34% de los millennials (de 26 a 35 años) ya consultan y gestionan sus finanzas principalmente desde sus dispositivos móviles. Solo el 15% de los encuestados de estas generaciones se presentan físicamente en su banco, en comparación con el 22.2% de sus contrapartes mayores.

Esta tendencia también muestra por donde pasan las acciones de marketing y la satisfacción de los clientes. "El 15% de los consumidores más jóvenes (Generación Z y millennials) actualmente obtienen recomendaciones sobre su elección de banco directamente de las redes sociales, a través de amigos e influencers. El 46,7% de este grupo de edad está descontento con los servicios de su banco actual y ya ha considerado cambiar. Cuando se trata de cumplir con las expectativas de esta generación, el 18,9%, por ejemplo, describió las aplicaciones bancarias y de pagos móviles como una 'prioridad' para ellos ", explicaron en la consultora.La tendencia del 'tie-less' banking es una respuesta directa a tales expectativas.