No es el mejor momento para pensar en hacer una experiencia laboral en el exterior que sume trayectoria al curriculum. De todas formas, las fronteras cerradas no impidieron que en los últimos meses muchos argentinos se volcaran a ofrecer su talento a proyectos de afuera, trabajando desde nuestro país. El tipo de cambio conveniente y la riqueza de la experiencia son fuertes atractivos.

Según un informe de Adecco Argentina, ya se comienza a hablar de “migración virtual”. Se trata de profesionales que trabajan de manera remota, que facturan y tienen su cuenta bancaria en el exterior. Con la diferencia de cambio es más rentable pagar buenos talentos desde Argentina.

El estudio revela que casi un 40% de los profesionales argentinos estaría dispuesto a irse del país. Sin embargo, como no es fácil hacerlo, la pandemia generó esta migración virtual de profesionales que trabajan en el país para otros mercados.

 

Profesiones en el radar

Dependiendo del país, parte de Latinoamérica (como Chile, México y Colombia) busca en profesionales puestos de altas jerarquías, que lideren empresas. Europa y Estados Unidos se caracterizan por atraer profesionales vinculados con las Tecnologías de la Información (IT): desarrolladores JAVA, expertos en seguridad informática e ingeniería de software son en general los profesionales más requeridos. Por otro lado, ingenieros y profesionales de la salud también son altamente demandados.

El grupo incluye muchos especialistas independientes que hacen trabajos puntuales. Workana, plataforma de conexión entre freelancers con empresas de América Latina, analizó cuáles son los países que más contratan profesionales argentinos de forma freelance para llevar adelante diferentes trabajos y proyectos. Entre los que se encuentran: España, México, Chile, Colombia, Estados Unidos, Perú y Ecuador. Además desde el marketplace analizaron las categorías más contratadas entre las que se encuentran: IT & Programación, Diseño & Multimedia, Traducción & Contenidos, Marketing & Ventas, Legal y Soporte Administrativo. “El futuro del trabajo permitirá llevar adelante proyectos con equipos multidisciplinarios trabajando desde cualquier parte del mundo”, sostuvo Guillermo Bracciaforte, cofundador y COO de Workana.

Desde Adecco, brindan algunas recomendaciones para quienes están pensando en dar el salto virtual o real. Para buscar un trabajo en el exterior, el primer paso es adaptar el CV al mercado internacional. En muchos países también es requisito para postularse contar con una carta de presentación. La documentación va a variar dependiendo del país. Otro punto importante es investigar en Bolsas internacionales de Trabajo online como Indeed y MonsterJobs, que operan en varios países del mundo y basta con tomarse unos minutos para crear un perfil con la información necesaria y detallada de la experiencia académica y laboral, además de logros y, solo si la solicitan, una foto.

Pese a esta posibilidad virtual, hay muchos que igualmente prefieren armar las valijas e irse. “Los mercados emisores de nómades más importantes son Estados Unidos y Europa, pero algunos países de Latinoamérica (como México y Chile) no se quedan atrás”, explicó Antonela Colella, Directora de Servicios de Operaciones de Adecco Argentina. “Hoy se van familias ya conformadas, con niños en edad escolar, que buscan construir un futuro para sus hijos y España aparece como el destino más elegido por el idioma, por la proximidad cultural y porque aunque no se tenga una radicación legal, los chicos tienen derecho a la educación y al sistema público de salud”. Según describe, suelen ser jóvenes profesionales que dejan buenos trabajos para empezar de cero en el exterior. Sectores medio-altos y altos de trabajadores en relación de dependencia, aunque también hay profesionales autónomos que deciden buscar otros horizontes.

En España el salario promedio mensual es de 1500 euros, en Estados Unidos 5.160 dólares, en Chile 440 dólares estadounidenses, en Paraguay cerca de los 370 Dólares, en Uruguay 605 dólares y en Canadá 1.479,5 euros. Claro que si se piensa en un traslado real y no virtual el costo de vida en esas naciones es mucho más elevado que acá.