En tiempos en que crece el consumo consciente y la pandemia pone en primer plano el cuidado del planeta, las elecciones de la vida laboral no quedan afuera de esos valores, especialmente para las nuevas generaciones. Los trabajos “verdes” cada vez toman más relevancia, son aquellos que refieren a los empleos dentro de empresas que hacen que su producción o sus métodos de servicio conserven los recursos de la naturaleza y respeten el medio ambiente.

Una compañía que se asocia a prácticas ecológicas también lo hace a un concepto positivo en la percepción de los consumidores. Es por eso que uno de los principales beneficios de ser ecológico es la imagen de marca, pero también hay otros. Adecco Argentina presentó un informe en donde describe las seis ventajas principales para las empresas que son sustentables:

  •  Imagen de marca potenciada. El impacto medioambiental que tiene una marca influye directamente en la decisión de compra de los consumidores. Las personas prefieren comprar a una empresa que tenga conciencia ecológica, y una vez que se asocia a una empresa con buenas conductas medioambientales queda marcada en la mente de sus clientes. Lo que quiere decir que la seguirán eligiendo y que esto, inevitablemente, derivará en una ventaja competitiva.
  • El grupo de interés va en aumento. Es una realidad que las nuevas generaciones están más interesadas en cuidar el medio ambiente que las generaciones anteriores. Tanto para los millennials como para la Generación Z, sustentabilidad es una palabra incorporada y es por eso que esperan que las empresas sean responsables en este aspecto. Si bien algunas compañías están realizando acciones para cuidar el medio ambiente, la mayoría todavía no lo hace y eso genera una presión extra a la hora de competir en el mercado.
  • Ahorro de servicios y de suministros. Este siempre suele ser el primer paso a tener en cuenta para adoptar una conducta ecológica. Reducir el uso de energía es la más fácil de implementar y controlar. El siguiente paso podría ser cambiar las fuentes de energía hacia renovables y también controlar el uso del agua. Digitalizar procesos es otra manera de ahorrar suministros al reducir el uso del papel. Aunque parezcan pequeños cambios, luego harán una gran diferencia. El punto para destacar en esta ventaja es que, una vez que adquieren la conducta, los colaboradores la implementarán también en sus espacios personales.
  • Satisfacción de los empleados. Se ha demostrado que quienes trabajan en empresas con conducta ecológica tienen una satisfacción laboral elevada. Ser ecológico puede significar un mayor compromiso del empleado, una mayor lealtad y la reducción de la rotación de personal.
  • Mejores posibilidades de inversión. Sustentabilidad es un tema en auge. Las empresas que toman consciencia de ello buscan innovar a través de sus acciones y esto desemboca en atraer más inversores. Mejorar la imagen de marca, ahorrar recursos y tener una mejor posición en el mercado son criterios que los grupos de inversión cada vez tendrán más presentes.
  • Cumplimiento de las normas. En algunos países, las empresas están obligadas a adoptar una conducta ecológica para los próximos años, como por ejemplo en cuanto a la emisión de carbono. Más temprano que tarde, la sustentabilidad será una obligación para todos, es por eso que adoptar acciones hoy puede evitar que los cambios sean bruscos en el futuro y que se pierda dinero o tiempo. Desde Adecco señalan que el proceso gradual de cambio hacia la sustentabilidad ya empezó y todavía hay tiempo suficiente para asimilar las novedades y las transformaciones.