Hace algunas semanas, se cerró el trato: Amazon compraba Metro-Goldwyn- Mayer por 8.500 millones de dólares. Pero todo el mundo sabe que esa clase de negocios no terminan de la noche a la mañana. Ahora hay rumores -dados a conocer por el Wall Street Journal y Variety- de que la administración de Joe Biden va a volver más lento el proceso, y que la FTC va a revisar todo el asunto para evitar una apuesta monopólica.

La moneda, como siempre, tiene dos caras. La FTC (Federal Trade Commission, la entidad que revisa que no haya monopolios ni oligopolios y autoriza o no este tipo de fusiones) está en estos momentos dirigida por Lina Khan, una demócrata que, desde siempre, ha sido muy crítica de las empresas tecnológicas como Amazon. Lo que implica que la compra va a revisarse -se cree- con lupa minuciosa. 

La posición de Amazon al respecto es que no hay posibilidad alguna de monopolio porque el campo de las plataformas y los contenidos hoy es más competitivo que nunca. Tiene razón y no la tiene. Por una parte, es cierto que hay muchas empresas pugnando por conseguir abonados, y que son pesos pesados en cuanto a la posesión de franquicias.  Amazon tiene algunas marcas propias, ninguna especialmente notable como negocio (calidad aparte). La compra de MGM la proveería de 4000 películas y 17.000 programas de TV, y marcas como Rocky, El Hobbit, La Pantera Rosa y, joya de la corona, James Bond.

Es decir, cada empresa tiene su propia parte del negocio. Pero ahí está el problema: sus marcas son exclusivas. Imposible ver Disney fuera de la plataforma de Disney, por ejemplo. O Stranger Things si uno decidió pagar HBO Max. Es esperar a que pase a cable común (años tarde) o no tener el contenido. Esto también afecta la competencia. Es decir: aunque las firmas compiten, esa competencia está basada en una híper concentración.

Pero en todo caso el problema consistiría en que Amazon se vuelva demasiado grande. Comprar MGM por esa cifra (para muchos analistas, generosamente por encima de su valor real) implica que busca competir agresivamente en SVOD y cubre con esta compra su necesidad de marcas propias. Ser ya la referncia en e-commerce y una de las empresas más grandes del mundo preocupa a la FTC; ¿por qué no pensar que su peso en toda la economía se multiplicará si busca el liderazgo en el audiovisual? Por ahora, entonces, el negocio queda en stand-by, aunque todos confían en que se cerrará el deal. Temprano o -quién sabe-, tarde.

Más notas de

Leonardo Desposito

Amazon anunció el estreno de la nueva El Señor de los Anillos

La primera imagen de El Señor de los Anillos según Amazon

Cuatro clásicos con mujeres fatales en la grilla de Qubit.TV

La fatal Rita Heyworth en Gilda

El otro lado del éxito de taquilla en la post-pandemia

Dwayne Johnson y Emily Blunt en Jungle Cruise

Cine italiano, música para chicos, y buen teatro para salir

Cine italiano, música para chicos, y buen teatro para salir

España: erotismo y burla entre la Transición y el destape

España post Franco: El fascista, la beata y su hija desvirgada

Películas políticas que no sabías que eran políticas

Kate Winslet yLeonardo DiCaprio en TItanic, también filme político

Cines de EE.UU. en guerra con las plataformas de streaming

Space Jam, víctima del SVOD

Netflix apuesta por contenidos propios y no compra empresas

The Witcher, uno de los contenidos estrella de Netflix

Cuatro "películas de chicos" para disfrutar todos en Netflix

Los Mitchell vs. las máquinas, gran animación de Netflix

El "pase sanitario" destroza cines en Francia

Kaamelott, película herida por las restricciones sanitarias en Francia