Amazon está en tratativas para comprar uno de los estudios más tradicionales de Hollywood, MGM. Si bien la casa del león que ruge no es lo que fuera en el período clásico del cine, es dueña de una gran cantidad de franquicias y marcas audiovisuales de peso. Según informó Variety, la oferta de Amazon -no confirmada- rondaría los 9000 millones de dólares. No demasiado para un monstruo económico como la firma de Jeff Bezos; sin embargo, hay analistas que consideran que la oferta no debería estar por encima de los 5000 millones de dólares.

En estos momentos, Amazon Prime (el departamento que contiene plataformas de on demand en video y música, sea en alquiler o vía abono) tiene más de 200 millones de abonados en todo el mundo,  y en 2020 175 millones de ellos utilizaron el servicio para ver o escuchar algún contenido. Es cierto: el core bussiness de Amazon es la logística y la distribución, pero tiene una posición envidiable en un campo que ha tenido un rápido crecimiento y va a consolidarse aún más.

Como se ha señalado en más de una oportunidad, el problema de los servicios de contenidos es tener los derechos exclusivos de marcas de gran aceptación. Lo que está llevando a una nueva concentración que no se veía desde que los grandes estudios de Hollywood debieron desprenderse de las salas a fines de los años 50, en una de las tres fuertes sentencias antimonopolio en los EE.UU.

Hoy Netflix está invirtiendo en crear las propias (además de un deal con Sony, que no tendrá SVOD propio), Disney ha comprado en el pasado y mirando este presente firmas como Marvel, Pixar y Lucasfilms; y Warner cierra sus librerías a terceros. Poco a poco el negocio audiovisual se cierra en pocas manos.

MGM posee una serie de "marcas" muy apetecible: James Bond, El Hobbit, Rocky (y Creed), y La Pantera Rosa, más el desarrollo de series exitosas como Vikingos, Fargo, El cuento de la criada y otras que han generado grandes beneficios en los últimos años. Mientras tanto, Amazon ha invertido el año pasado nada menos que 11.000 millones de dólares en contenido, incluso teniendo en cuenta que ese negocio es una parte relativamente menor (por ahora) dentro del conglomerado.

La estrategia de Amazon funciona. En el primer trimestre de 2021, anunció ingresos netos por 403,3 millones de dólares, y ganancias netas por 29,3 millones, mucho si se considera que, en la comparación interanual con el mismo período de 2020, había habido una pérdida neta de poco más de 12 millones. 

Más notas de

Leonardo Desposito

Cine ruso, teatro on line y pop para pelearle al frío desde casa

Juanes muestra sus Orígenes

Erotismo soft español entre los setenta y los ochenta

Las alumnas de Madame Olga: sexo y poder en los años setenta

Netflix lanza su propia tienda on line de merchandising

La tienda de Netflix, una estrategia de fidelización

Musical clásico en Qubit.TV: el cine de la felicidad completa

Cyd Charisse y Fred Astaire en Brindis al amor

Rápidos y Furiosos recupera la taquilla internacional

Rápidos y Furiosos 9, éxito global post pandemia

Amazon Prime: 4 películas que merecen mejor suerte

Donnie Darko, genialidad nunca estrenada en la Argentina

Una película logra 100 millones de dólares en escenario post pandemia

Un lugar en silencio II, primer gran éxito post pandemia

Videojuegos XXX en los albores de la era digital

Sex Olympics: aquellos juegos eróticos de los 80

Por (y para qué) ver clásicos del cine y dónde encontrarlos

El Ciudadano, puertta de entrada al cine moderno

Apuestas multimillonarias: cuánto gastarán las plataformas en 2021

Los SVOD se afianzan como centro del panorama audiovisual