Dado que las últimas semanas del año siempre son de poca afluencia de público en las salas de cine, y si consideramos que las dos que vienen, dado que las fiestas caen en lunes y martes, seguramente vayan por el mismo camino, no estuvo nada mal lo que pasó entre jueves y domingo. La cantidad total de espectadores estuvo alrededor de los 400.000, gracias al estreno del tanque masivo Aquamán, que reinó cómodo y que le sacó, después de siete semanas, el primer puesto a Bohemian Rhpasody, que se deslizó hasta el tercer puesto pero sigue con muy buen promedio de público por función. Hubo algo de "efecto arrastre", también, para que El Grinch se ubicara en segundo lugar, en la práctica ganando un puesto al superar a Bohemian...: ante un tanque familiar, había posibilidades de que en la cola del cine, si no se consiguen entradas para una función en particular, se opte por otra película similar. Por cierto, la película animada de Illumination ha funcionado mucho peor que otros productos de la firma como la serie Mi villano favorito, Minions, Sing! o La vida secreta de las mascotas, que realmente fueron éxitos importantes. Pero dado que tampoco tuvo grandes críticas, es bastante decoroso su recorrido en salas (especialmente si se tiene en cuenta que carece de funciones nocturnas).

Eso en la cima. Si vamos más abajo, vemos que sigue funcionando bien la película Cadáver, el estreno de terror de hace dos semanas, confirmando que es el único género que mantiene un público fiel ante todas las novedades que lleguen al respecto -no pasa con la animación familiar, como lo indica el fracaso del filme ruso La princesa encantada, que apenas llegó a figurar la semana pasada en el top ten, o con la producción brasileña Lino-Una aventura de siete vidas, que en su país de origen fue un enorme suceso y aquí apenas llegó -con críticas más bien adversas y pocas salas- a un octavo puesto. Si seguimos con la tabla, vemos que, a partir de la mitad, las recaudaciones descienden a pico. Ya el sexto puesto -Colette- tuvo un tercio de los espectadores que la película que la antecede, la segunda parte de Animales Fantásticos, que tampoco fue el éxito que se esperaba (apenas superó el medio millón de espectadores, y si bien es bastante respetable teniendo en cuenta la época del año en la que se estrenó, también resulta un poco decepcionante si se tiene en cuenta que detrás está la marca "Harry Potter", de las más recaudadoras desde comienzos de este siglo).

En las próximas semanas habrá pocos estrenos, como se dijo por las fiestas de fin de año. Hasta ahora, es casi imposible que se haya llegado al récord histórico de más de 52 millones de entradas vendidas que se logró en 2015. Pero si se tiene en cuenta la enorme crisis económica que arrancó con fuerza desde mayo, en realidad no fue un año tan malo. El promedio se acerca más o menos a lo que suele ser el mercado argentino en general, alrededor de los 50 millones de tickets anuales. Es probable que se note mucho más la crisis en los primeros dos meses de 2019, aún cuando algunos tanques puedan elevar el promedio circunstancialmente. Pero también que eso se recupere más tarde, dada la superabundancia de tanques para el próximo año.