Ayer por la mañana se presentó la edición 21° del BAFICI, el Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente. Esperábamos este anuncio porque, en un contexto de crisis y ajuste, los festivales llevan las de perder. Más aun cuando realizarlo cotiza en dólares (pasajes y estadías de invitados internacionales, tránsito de copias, derechos de exhibición, etcétera). Sí, es complicado y la devaluación de 2018 licuó muchos de los recursos de la muestra. Pero como sucedió con Mar del Plata, ha sobrevivido y en realidad no tendrá un recorte demasiado grande: habrá más de 300 películas, una enorme cantidad de operas primas y de estrenos (varios mundiales), autores conocidos e importantes (desde Lars Von Trier a Nanni Moretti, desde Peter Bogdanovich hasta Abdellatif Kechiche, desde Werner Herzog a Carlos Reygadas, pero hay mucho más), revisiones en copias gloriosas de clásicos como Alien (a cuatro décadas de su estreno) o la sublime Duro de Matar (¡en fílmico!), y visitas internacionales como la del realizador inglés Julien Temple, el hombre que tradujo el punk a la pantalla y creó algunas de las películas más feroces sobre la música contemporánea (y habrá inéditos de Mr. Temple además de mostrar en fílmico la nunca estrenada comercialmente Absolute begginers, musical con David Bowie). En fin, no falta nada de lo de siempre.

El epicentro del festival pasa de Recoleta a Belgrano y al Museo Enrique Larreta

La preocupación más importante consiste en un cambio fundamental: después de años en el Abasto y luego en el Village Recoleta, el epicentro de la muestra se traslada a Belgrano. Las razones son varias, el punto de encuentro será el Museo Enrique Larreta de Arte Español y las salas centrales, las del Multiplex Belgrano especialmente acondicionadas para la muestra. Como sucedió con el FIBA, habrá un fin de semana con actividades en las calles del barrio, alrededor del Larreta y del Museó Histórico Sarmiento, con proyecciones en diferentes formatos y lugares, al inicio de la muestra (el fin de semana del 5 al 7 de abril), gratuito. Más proyecciones a la tarde en el Larreta para chicos. En total las sedes del BAFICI serán 37, incluyendo históricas como la Alianza Francesa o la Lugones, espacios acondicionados por Arte en Barrios, centros culturales y bares.

¿Por qué el cambio? Motivos varios. Alrededor de la organización, se mencionaba que el Village Recoleta no tenía más deseo de seguir albergando la muestra. Es que el negocio de los multiplex no es la entrada sino el pochoclo, y el público cinéfilo del BAFICI no suele consumirlo. El "negocio" de la muestra son las entradas y la curiosidad por las películas, no los productos agregados (que es el negocio de los grandes exhibidores). Es probable que en Belgrano BAFICI gane otro público: en general el Multiplex tiene una clientela altamente cinéfila, lo mismo que la zona. La apuesta, un poco obligada por las circunstancias, un poco nacida de la necesidad de cambiar tras veinte ediciones, puede ser arriesgada, pero es también interesante. La programación completa puede consultarse aquí y la venta anticipada arranca el 27 de marzo.

Más notas de

Leonardo Desposito

La prensa extranjera de Hollywood, en la mira de la justicia

Unveiling Of The New 2009 Golden Globe Statuettes

Una semana a puro cine

Reír y emocionarse con noches de películas

EE.UU. y el Covid aceleran el cambio de la TV lineal al streaming

EE.UU. y el Covid aceleran el cambio de la TV lineal al streaming

Hollywood y los hombres comunes

Hollywood y los hombres comunes

Fin de semana para disfrutar en casa

Fin de semana para disfrutar en casa

Cine en casa por dos

Cine en casa por dos

Universal y AMC revolucionan la exhibición en cine

Universal y AMC revolucionan la exhibición en cine

Cine más acá y más allá del porno

Cine más acá y más allá del porno

Nominaciones al Emmy: la hora de las plataformas

Las plataformas acaparan los Emmy

Hollywood decide estrenar fuera de los EE.UU.

Hollywood decide estrenar fuera de los EE.UU.