Uno de los fenómenos más importantes de la música pop contemporánea es, al mismo tiempo, uno de los fenómenos a tener en cuenta con mayor atención de cara al futuro es la banda de K-Pop BTS. Probablemente sea, hoy, lo más célebre y recaudador de toda la música popular. Pero es también un gran negocio, y ha comenzado ya en 2020 a la conquista del universo virtual. La noticia es que anunciaron un evento on line de dos días, el 13 y el 14 de junio. En el primer caso, pondrá el acento en el público asiático; en el segundo, habrá también temas en inglés. ¿Por qué es importante?

Veamos números. El recital on line de la banda en octubre de 2020 (Map of the soul, pago, advirtamos) congregó más de 100 millones de espectadores. Al mismo tiempo, la empresa a la que pertenece el grupo (Big Hit Entertainment) salía a la bolsa de Corea del Sur, y las acciones generaron una venta minorista por más de 56.000 millones de dólares. Más tarde, el grupo editó dos temas en inglés: Dynamite y Butter. El primero fue récord; el segundo fue aún más exitoso: llegó a diez millones de reproducciones en YouTube en 13 (trece) minutos; en Spotify tiene el récord de canción más escuchada en un solo día (20,2 millones de veces); el video, finalmente y en su primer día, logró 108 millones de visionados.

Es decir, es un fenómeno global que se adaptó muy rápidamente a las condiciones aleatorias que presenta el mundo ante la pandemia. Hay otra cuestión: Big Hit Entertainment desarrolla su propia tecnología para esta clase de espectáculos, lo que hace que el negocio (ya enorme por lo musical y el merchandising asociado) se suma el sistema de registro y de transmisión, totalmente propio. Y, más allá de la moda musical que representan estos siete adolescentes coreanos "tuneados" casi como personajes de animé, esa es la inversión más importante: queda para el futuro.

Es interesante porque ese desarrollo de tecnología se paga con los ingresos fabulosos de la propia banda. Es cierto que el K-Pop y las bandas tanto masculinas como femeninas lleva bastante tiempo, pero BTS está logrando volverse globalmente masivo (algo que la música sí había logrado pero un grupo en particular, no). Por otro lado, dado el freno al negocio del entretenimiento que ha tenido los Estados Unidos, es la ocasión perfecta para el avance de empresas asiáticas especialmente de Corea del Sur y China.

Más notas de

Leonardo Desposito

Videojuegos XXX en los albores de la era digital

Sex Olympics: aquellos juegos eróticos de los 80

Por (y para qué) ver clásicos del cine y dónde encontrarlos

El Ciudadano, puertta de entrada al cine moderno

Apuestas multimillonarias: cuánto gastarán las plataformas en 2021

Los SVOD se afianzan como centro del panorama audiovisual

Hollywood reconfigura el viejo negocio del cine

El Conjuro 3, éxito relativo en salas estadounidenses

El legado de Júpiter, cancelado: un fracaso de Netflix

El legado de Júpiter, fracaso de Netflix

Arma Mortal: la serie que marcó a fuego la comedia de acción

Danny Glover y Mel Gibson, la pareja máxima de los 80 en Arma Mortal

Cine , teatro argentino y clásicos de los 80 para disfrutar en casa

Cine , teatro argentino y clásicos de los 80 para disfrutar en casa

Milo Manara: de la historieta al cine erótico

Le Déclic, Manara y el erotismo de los ochenta

HBO Max apuesta por un modelo con publicidad

HBO Max, plataforma en busca de ampliar alternativas

Hollywood y China, una relación en crisis para la taquilla

Rápidos y furiosos 9, el primer gran tanque post pandemia