La cantante británica Billie Eilish fue la figura excluyente en la 62° edición de los premios Grammy celebrados anoche en el Staples Center de Los Ángeles, al alzarse con cinco estatuillas, todas ellas correspondientes a los rubros más relevantes. La joven intérprete se llevó los galardones a la grabación y la canción del año, por "Bad guy"; a la mejor artista nueva, y su disco "When we all fall asleep, where do we go?" se coronó el mejor del año y el mejor en la categoría pop vocal.

De esta manera, la británica acaparó cinco de las seis categorías en las que estaba nominada y superó a la cantante estadounidense Lizzo, la gran candidata en la previa con ocho nominaciones. Por su parte, la estadounidense se llevó el premio a la mejor performance pop por su tema "Truth hurts"y su similar en la categoría rhythm and blues por la canción "Jerome"; mientras que su disco "Cuz I love you" se coronó como el mejor de música urbana contemporánea.

El rapero Lil Nas X también tuvo una buena noche al alzarse con la estatuilla al mejor dúo pop, por su labor junto a Billie Ray Cyrus en el tema "Old town road"; mientras que el video correspondiente a esa composición corrió una suerte similar. Otro nombre que se repitió a la hora de mencionar a los vencedores fue el de Gary Clarke Jr., quien se anotó en la mejor performance de rock por "This land" y mejor canción.

En los rubros latinos, la española Rosalía se llevó el premio al mejor disco de música urbana por "El mal querer"; su compatriota Alejandro Sanz obtuvo lo propio como mejor álbum pop por #El disco"; y Marc Anthony y Aymée Nuviola compartieron galardón al mejor disco tropical, por "Opus" y "A journey through cuban music", respectivamente.