Britney Spears consiguió su perimer logro judicial luego de 13 años en la gestión de su propia tutela que por ahora manejan su padre, Jamie Spears, y la administradora Jodi Montgomery, dado que consiguió este miércoles que la dejen elegir a su propio abogado, tras la renuncia del anterior hace una semana.

Si el tribunal no ve esto como un abuso no sé lo que es. Estoy enfadada e iré por ello”, enfatizó la cantante en comunicación telefónica al pedir una investigación contra su padre y sugirió incluso que podría querer una orden de restricción contra él ya que en un momento pensó que su familia "intentaba matarla".

El resultado de su tesmonio fue que la jueza Brenda Penny  aceptó la renuncia de su anterior abogado y aprobó que ex fiscal federal Mathew Rosengart tome su lugar.

Rosengart explicó que va a presentar una petición “lo antes posible” para destituir a Jamie Spears como tutor de la artista y sugirió que él debería simplemente renunciar.

“Como dije en el tribunal, una pregunta muy justa es: ¿por qué el señor Spears no se retira voluntariamente? Ya no pertenece a esta tutela. Creemos que debería dimitir de inmediato”, subrayó el letrado que también representó a personalidades como Steven Spielberg y Sean Penn.

Un paso hacia el fin de la tutela

La cantante volvió a declarar por teléfono ante el tribunal tres semanas después de su primera y explosiva intervención, en la que suplicó a la jueza Penny que la liberara de la tutela de su padre. Ese nuevo testimonio aumentó el interés mundial el caso que ya fue objeto de la campaña #FreeBritney por parte de los fanáticos al rededor del mundo. 

En esa línea, enfatizó que quiere que se termine la tutela sin tener que someterse a más test psicológicosestúpidos”, pero que si se requieren "pruebas se conformaría con la simple eliminación de su padre del sistema".

El hecho de que Spears haya podido elegir a su abogado pone en entredicho la tutela legal en sí, que es un mecanismo creado supuestamente para personas que no pueden hacerse cargo de sus vidas ni tomar decisiones por sí mismas. Según la agencia EFE, la decisión de la jueza sienta un precedente en el caso de Britney que podría trasladarse al resto del sistema legal que ampara las tutelas, en plena controversia gracias a la notoriedad de la artista.

El abogado de Jamie Spears no se opuso al nuevo letrado, pero aseguró al tribunal que la afirmación de la artista de que su padre es "responsable de todo lo malo" que le ha ocurrido es “lo más alejado de la verdad”.

Señalando que no renunciará voluntariamente, el abogado reveló que el padre de Spears “estuvo ahí las 24 horas del día durante los últimos 13 años”, y volvió a hacer un llamamiento para que el tribunal investigue las denuncias de abuso de la cantante. La madre de Spears, Lynne (divorciada de Jamie), defendió el derecho de su hija a elegir a su propio letrado.

Free Britney: apoyo de celebridades y el público  

La artista cuenta con mucho apoyo público, desde los fans que corean fuera de la sala del tribunal hasta sus compañeras musicales Christina Aguilera y Madonna, que hace unos días publicó un alegato defendiéndola en el que decía: “Devuelvanle a esta mujer su vida. La esclavitud fue abolida hace mucho tiempo. Muerte al patriarcado codicioso que le ha estado haciendo esto a las mujeres durante siglos. ¡Esto es una violación de los derechos humanos! ¡Britney, estamos llegando para sacarte de la cárcel!”.

En una pequeña manifestación en Washington, Patrick Thomas, de 34 años, jefe del recién creado grupo Free Britney America, calificó la situación de la cantante de “arcaica”.

“No se trata solo de Britney. Se trata de todas las demás personas que están atrapadas en una situación así, lo que yo llamaría una prisión. Y lo que ella misma describió como una situación de abuso y tráfico”, explicó Thomas, cuyo grupo está presionando para que se celebre una audiencia en el Congreso y se supervisen a nivel federal las tutelas.