Menos de dos semanas después del cachetazo de Will Smith que sacudió a Chris Rock y a las audiencias en todo el mundo, la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas ya tomó una decisión con respecto al actor. Este viernes comunicó que Will Smith no podrá asistir a los Oscar y cualquier otro evento de la organización por los próximos 10 años.

La Junta Directiva de la Academia concluyó después de su reunión que las acciones del actor fueron “inaceptables y dañinas”. La decisión llega después de la renuncia de Will Smith a su membresía en la Academia, anticipándose así a la decisión que iba a tomar la entidad, según el análisis de especialistas. 

Ahora, con la expulsión de las ceremonias de la Academia por los próximos diez años, Will Smith se limitó a declarar:  “Acepto y respeto la decisión de la Academia”. Antes, ya había declarado que su comportamiento había sido "doloroso e inexcusable", por lo que aceptaría "completamente" cualquier decisión de la Junta Directiva.  

Además, la Academia admitió que durante la transmisión "no abordaron adecuadamente la situación en la sala". "Por esto, lo sentimos. Esta fue una oportunidad para nosotros de dar ejemplo a nuestros invitados, espectadores y nuestra familia de la Academia en todo el mundo, y nos quedamos cortos, sin estar preparados para algo sin precedentes", escribió el director después de las críticas a la entidad por su inacción frente al escándalo del cachetazo a Chris Rock y su tibio comunicado posterior al evento.

Un nuevo punto de partida para la Academia

Desde la bofetada, la directora ejecutiva de la Academia, Dawn Hudson, el presidente David Rubin y el productor de la ceremonia de los Oscar, Will Packer, fueron los más apuntados por no sacar a Smith del Teatro Dolby. De hecho, dieron declaraciones contradictorias sobre si se le pidió o no al actor que se fuera, lo que desembocó en una nueva caída de credibilidad de la Academia. Según reportes, el actor no solo permaneció en la ceremonia hasta que terminó, sino que fue a la fiesta de los Oscar de Vanity Fair, donde bailó algunas de sus propias canciones.

Además de la expulsión de Smith y las disculpas por el manejo de la situación, la Academia expresó su "profunda gratitud al Sr. Rock por mantener la compostura en circunstancias extraordinarias” y agradeció a los “anfitriones, nominados, presentadores y ganadores de la noche por su aplomo y gracia durante nuestra transmisión”.

"Esta acción que estamos tomando hoy en respuesta al comportamiento de Will Smith es un paso hacia un objetivo mayor de proteger la seguridad de nuestros artistas e invitados, y restaurar la confianza en la Academia. También esperamos que esto pueda comenzar un tiempo de sanación y restauración para todos los involucrados e impactados", concluyó el comunicado de La Academia.