Adam McKay es un genio del cine cómico reciente; pueden revisarse sus habituales colaboraciones con Will Ferrell (El reportero, Policías de repuesto) para que quede absolutamente comprobado. Sin embargo, fuera de los Estados Unidos, a pesar de que sus películas han generado un justo culto, se lo conoce por La gran apuesta (un filme sobre la crisis de las subprime) porque lo nominaron al Oscar. Pues bien: El vicepresidente es al mismo tiempo una historia real y un grotesco lleno de personajes absurdos como sus filmes más "cómicos". Aunque es un drama con consecuencias trágicas, la vida y la "obra" de Dick Cheney, el inescrupuloso vicepresidente de George W. Bush, McKay lo trata como una caricatura. El miedo que busca causar es que pensemos que esos personajes imposibles tuvieron realmente poder y decidieron sobre vidas humanas. Y en lo aleccionador funciona a medias.

Título original: Vice, EE.UU., 2018. Duración: 123’. Dirección: Adam McKay. Intérpretes: Christian Bale, Amy Adams, Steve Carell, Sam Rockwell. Calificación: Apta para mayores de 16 años.