Las vacaciones de invierno terminaron con muy buenos números, en gran medida gracias al éxito impensado de Toy Story 4, que terminará su carrera en salas muy por encima de los 6,5 millones de entradas, cuando el récord histórico en nuestro país estaba, hasta su estreno, por debajo de los 5 millones. Es un hito y su éxito, durante el receso invernal, arrastró a otras películas, notablemente a La vida secreta de tus mascotas 2, que se convirtió en la novena película en cruzar el millón de entradas vendidas en lo que va del año, la segunda fuera del paraguas Disney (la otra es Spider-Man Lejos de casa, que también se benefició por las vacaciones de invierno). Los números son para festejar, la taquilla del pasado fin de semana superó el millón de tickets, y el estreno "grande" del jueves, Rápidos y Furiosos: Hobbs & Shaw debutó en el segundo lugar con mucho más de 200.000 espectadores, una muy buena cifra que augura un buen final de carrera, especialmente si se tiene en cuenta que no es "para chicos" y va a funcionar muy bien con los niños de vuelta a las aulas.

Lo más probable es que Toy Story 4 supere con creces los 6,5 millones de entradas

Como todas las semanas, decimos que una cosa es que el negocio aplauda en la temporada alta y otra, que lo haga el cine nacional. Realmente es un pésimo año para las películas argentinas y hay que analizar todos y cada uno de los factores por los cuales no ha habido hasta ahora un solo filme nacional capaz de llevar un millón de espectadores. Aclaremos: es un número difícil, y solo logran quebrar esa barrera grandes "tanques". Pero las películas "grandes" nacionales también lo han hecho casi todos los años, excepto en 2019. La primera lectura puede relacionar esto con la crisis económica. Pero una más atenta debe tener en cuenta que, con crisis y todo, Toy Story 4 metió 6,5 millones de espectadores a las salas, e incluso lo hizo con precios altísimos cuando las "promociones" se acaban ante la avalancha invernal de niños. El problema entonces reside en otra parte. La respuesta: que el cine se ha vuelto algo más parecido al parque de diversiones (para niños y adolescentes, con elementos casi fantásticos y vértigo) que otra cosa. Pero hay algo más: este fenómeno es local. Si se analizan las recaudaciones globales, se verá que no hay proporción entre la enorme recaudación de Toy Story 4 en la Argentina y en el resto del mundo, donde es un éxito grande pero no tan aplastante como en nuestro mercado. La "especialización" del universo de las multisalas en películas solo animadas y de gran espectáculo barrió con el otro público, que decide simplemente no ir incluso si el filme les interesa. La molestia y el ruido es parte del asunto pero no todo: los adultos piensa que, más tarde o más temprano, verán una película sin gran despliegue de fantasía visual en algún soporte hogareño.

Esto explica muchas cosas. Entre ellas, que el circuito de arte y ensayo, aunque suele tener cada tanto alguna sorpresa, se reduzca cada vez más. Hoy son muy pocas las salas dedicadas a "otro" cine, en general asociadas a museos o al Estado. Eso también implica haber descuidado un público. Nunca como en estas vacaciones de invierno se ha visto cómo el cine "adulto" ya no funciona, y con él, el argentino. Queda ver cómo funcionará La odisea de los giles, que se estrena este jueves. Puede ser un éxito, pero será la excepción que confirme la regla.

Ver más productos

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Ver más productos