Una de las grandes antiutopías de la ciencia ficción

El planeta de los simios, la original de 1968, tiene una historia detrás. Uno de los guionistas fue Rod Serling, el creador de La dimensión desconocida y uno de los mayores especialistas del fantástico en las últimas décadas, pero también un genio en la metáfora social y política sin subrayar. La película con Charlton Heston es una antiutopía completa, que en realidad narra el envilecimiento de la Humanidad y el callejón sin salida de la necedad que lleva a la violencia. Los planos finales son probablemente los más desesperados del cine. Para revisar hoy. Sábado, 22, FoxClassics.

Ricky Bobby: Loco por la velocidad

Una de las grandes películas cómicas de las últimas décadas. Un corredor muy “redneck” de Nascar pierde tras un accidente -donde CREE que quedó ciego aunque ve perfectamente- su habilidad en las pistas y trata de reencontrarla. Pero esta película de Adam McKay con Will Ferrell (y un elenco genial que incluye a John C. Reilly) es muchísimo más: una conjunción del mejor humor absurdo y social, del grotesco bien entendido, con una ternura absoluta por los personajes y ese mundo que parece despreciable a primera vista. Los grandes payasos son grandes actores: eso es Will Ferrell. No se la pierda. Viernes, 22, FXM.

Hasta el último hombre 

Amigos: no hay mejor director de cine de violencia que Mel Gibson. Sabe todo, es capaz de imágenes de un sadismo extremo que nunca dejan de ser emotivas y pertinentes a la trama. Aquí narra la historia real de un pibe que quiere ir a la Segunda Guerra Mundial y se niega a disparar un solo tiro. Aún así, se las ingenia para salvar un montón de vidas mientras vuelan pedazos de personas por todos lados. No es una obra maestra por muy poco, pero la manera que tiene Gibson de narrar sin concesiones es única en el cine actual. De esos filmes que nadie -salvo el Mad Max de la cámara- se anima a hacer. Jueves, 22, HBO Plus.

Call me by your name 

Una de las fábulas más delicadas sobre el descubrimiento del amor y del sexo de los últimos años, y justa candidata a los Oscar en 2018, esta película es mucho más que el romance entre un adolescente y un hombre un poco mayor que él: logra -esto es lo que realmente importa- que la elección sexual de los protagonistas sean totalmente irrelevantes para el espectador, y sienta por ellos una empatía inmediata. Por supuesto que, como toda buena película, es muchísimo más que eso: un relato sobre cómo comenzamos a entender el paso del tiempo. Mañana, 22, Max.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos