Wall Street da prácticamente por hecha la compra de los estudios MGM por parte de Amazon, en el segundo negocio más grande de la firma de logística desde la adquisición de Whole Foods por 13.700 millones de dólares en  2017. En este caso, la cifra que pagaría por el tradicional estudio del león sería de 9000 millones. La idea es consolidar a la empresa en el campo del streaming, dado el atractivo de muchas de sus marcas: James Bond, Rocky, El Hobbit, El cuento de la criada, Vikingos y otras. 

El precio es enorme, si se tiene en cuenta que los analistas estadounidenses consideran que MGM no vale más de 6.000 millones de dólares, incluyendo los 2.000 millones de deuda a mediano y largo plazo que la firma no ha podido honrar propiamente dada la pandemia, que retrasó todos sus planes de estreno y de producción de contenidos. De hecho, MGM estuvo a punto de ser vendida a Apple el año pasado, pero surgió un problema inesperado por parte de uno de los socios del estudio: EON, ni más ni menos los productores de las películas de James Bond.

Como informa Variety, el 007 podría ser el mayor problema a resolver para que la compra se lleve a cabo. Cuando en 2020 los planes de estreno de Sin tiempo para morir, la película número 25 del agente secreto y última con Daniel Craig como el personaje, Apple lanzó una importante oferta por los estudios. Y trató  de cerrar un trato con la famila Broccoli, los dueños de EON (la firma que genera, controla y produce cada filme de Bond, comandada por Barbara Broccoli, hija del productor original, y Andy Wilson, su medio hermano) por 600 millones para que el filme fuera a streaming. Los Broccoli dijeron "no", insistiendo en el estreno en salas, y el deal dio por tierra.

Pero no solo eso: los Broccoli no quieren que la marca de pie a otros contenidos (series derivadas, sea en cine o -muy especialmente- para streaming). Y dado que Bond es hoy uno de los contenidos estrella de MGM, cualquier problema por ese lado podría terminar con el trato, aunque casi todos los medios de los Estados Unidos lo dan por hecho.

MGM fue hasta los años sesenta uno de los "cinco grandes" estudios de cine de Hollywood (los otros eran Warner Bros., Columbia, Paramount y RKO). Su biblioteca clásica (incluyendo toda la animación: Tom y Jerry, marca de mucho peso, ya no es propia) la vendió a Turner, es decir que hoy es parte de la biblioteca de Warner-AT&T. Y ha pasado por varios apuros económicos en las últimas décadas, luego de reinar entre los 30 y los 50.

Más notas de

Leonardo Desposito

Videojuegos XXX en los albores de la era digital

Sex Olympics: aquellos juegos eróticos de los 80

Por (y para qué) ver clásicos del cine y dónde encontrarlos

El Ciudadano, puertta de entrada al cine moderno

Apuestas multimillonarias: cuánto gastarán las plataformas en 2021

Los SVOD se afianzan como centro del panorama audiovisual

Hollywood reconfigura el viejo negocio del cine

El Conjuro 3, éxito relativo en salas estadounidenses

El legado de Júpiter, cancelado: un fracaso de Netflix

El legado de Júpiter, fracaso de Netflix

Arma Mortal: la serie que marcó a fuego la comedia de acción

Danny Glover y Mel Gibson, la pareja máxima de los 80 en Arma Mortal

Cine , teatro argentino y clásicos de los 80 para disfrutar en casa

Cine , teatro argentino y clásicos de los 80 para disfrutar en casa

Milo Manara: de la historieta al cine erótico

Le Déclic, Manara y el erotismo de los ochenta

HBO Max apuesta por un modelo con publicidad

HBO Max, plataforma en busca de ampliar alternativas

Hollywood y China, una relación en crisis para la taquilla

Rápidos y furiosos 9, el primer gran tanque post pandemia