Aunque ya murió hace sesenta años, Marilyn Monroe fue protagonista en los medios esta semana. Es que el lunes el cuadro realizado por Andy Warhol que la representa se convirtió en obra de arte más cara del siglo XX. Pero además, la diva de Hollywood llegará nuevamente a la pantalla grande encarnada por Ana de Armas, en una película que "ofenderá a todos los que la vean", según anticipó su director, Andrew Dominik.

"Blonde" se estrenará en el próximo Festival de Cannes y, en la previa de su llegada, su realizador anticipó que la idea de la película "se centra en un drama infantil sobre ideas equivocadas que Marilyn aún lleva a cuestas en su vida adulta. Ella ve el mundo a través del lente de esas ideas".

En este sentido, Dominik explicó a la revista Vulture: "Necesariamente, este aspecto de su vida se dividirá entre su aclamada personalidad pública y la privada que no tiene intenciones de desarrollar intimidad. Ella no está viendo el mundo en realidad, se está viendo a sí misma".

"Con 'Blonde' la idea inicial era imitar imágenes que ya hemos visto de su vida. Si buscas en Google 'Marilyn Monroe' verás escenas de mi película que imitamos. Queríamos tomar elementos e imágenes con los que nos sintiéramos familiarizados y cambiar el significado según su dramatismo. Así que es este incómodo déjà vù donde te cruzas con algo que viste antes, pero el concepto es lo contrario de lo que pensás”, dijo también.

"Blonde", solo para adultos

El cineasta admitió que se sorprendió cuando la película fue clasificada para mayores de 17 años en Estados Unidos. “Sí, me sorprendió, pero creo que si pones a hombres y mujeres en una sala de juntas para discutir el comportamiento sexual, tal vez se preocupen por lo que pensarán. Estamos viviendo en tiempos extraños. No son momentos de sexualidad feliz, sino de sexualidad ambigua. Los estadounidenses son muy raros cuando se trata de este tema. No sé por qué, pero hacen más porno que cualquier otro país del mundo”, consideró.

Sin embargo, aclaró que prefiere su película tal como es, y no una versión más suave, porque considera que es importante que el público conozca cierto aspecto de la vida de Marilyn. "Si me dieran la oportunidad, iría a ver la cinta con menores de 17 años porque sabemos que su vida estuvo al borde, claro, por la forma en que terminó. ¿Querés ver la versión fuerte o la higienizada?", preguntó. 

Andrew Dominik prefiere su versión antes que una película apta para todo público

La idea era estrenar la película en 2020, pero la pandemia retrasó los planes dos años. "Es un momento interesante para lanzar 'Blonde'. Hace unos años se habría estrenado, junto con el surgimiento del movimiento 'Me Too', como expresión de todo eso. Ahora estamos en un punto en el que creo que la gente no está segura de dónde están los límites, es una película que definitivamente tiene una moralidad al respecto, pero también está nadando en aguas bastante ambiguas, porque no creo que sea tan simple como todos los demás quieren verlo. Hay algo en esta película que ofenderá a todos”, remarcó.

Ana de Armas como Marilyn Monroe

Dominik se deshizo en elogios para Ana de Armas, responsable de encarnar a uno de los personajes más queridos por Hollywood: "Por lo general, el problema con ciertas películas es que el elenco no es el ideal, no todas las películas, pero puede pasar, con 'Blonde' esto no pasó. Es maravillosa esa chica, no tienes idea de lo buena que es Ana como Marilyn Monroe. Es tan buena como James Gandolfini", opinó.

Anteriormente, Dominik había contado que hubo mucho trabajo para llevar adelante una escena de violencia sexual, como así también lograr que a Ana de Armas se la escuchara como una mujer americana. "Lo único de lo que nadie se va a quejar es de la actuación" de Ana, indicó. Para el cineasta, el talento de la actriz pronostica “muchos años para el cine de Ana de Armas”.

Así se ve Ana de Armas como Marilyn Monroe

Consultado por la posible preocupación de Netflix por la recepción de "Blonde", Dominik dijo que es poco probable que su película sea la prioridad número uno del gigante del streaming: " Netflix es un gran negocio con peces mucho más grandes para freír que Blonde, en términos de dónde gastan su dinero."

"Están pagando 400 millones de dólares por películas", dijo. "Una pequeña película de 22 millones de dólares no va a romper el banco para Netflix. Sólo quieren tener su tipo de plan de marketing en orden, creo, antes de empezar a desplegarlo. Entonces tenemos que resolver cómo quieren que entre en el mundo. No va a salir hasta septiembre. Ni siquiera deberíamos hablar de ello. Para cuando salga Blonde, todo el mundo estará harto de hablar de ella", concluyó.