El director Martin Scorsese admitió que la mejor manera de disfrutar una película sigue siendo en una sala, pero defendió a la plataforma Netflix al afirmar que sin su producción no podría haber realizado "The Irishman", su más reciente largometraje, que cerrará en pantalla grande el próximo Festival Internacional de Cine de Mar del Plata.

"Nadie nos quería dar el dinero. En un momento llegó Netflix, lo financió por completo y me concedió libertad creativa", dijo el realizador al presentar su nueva película en la XIV Fiesta del Cine en Roma, según publicó ayer la agencia de noticias española EFE.

"Lo que ves en la sala, en la pantalla, en la televisión o en tu iPad o en tu teléfono, antes de todo esto, la película tiene que ser hecha", añadió al destacar la importancia del rol de Netflix en varias producciones. El acuerdo con la plataforma audiovisual consiste en que el filme estará disponible allí a cuatro semanas de su estreno en los cines.

"Me parece una condición del todo razonable si se tiene en cuenta que algunas de mis películas pasadas permanecieron en cartelera sólo dos semanas", dijo al respecto el creador de Buenos Muchachos, Taxi Driver y La última tentación de Cristo.

En este punto, Scorsese cuestionó las políticas de las salas porque "a veces buscan convertirlas en parques recreativos con historias de cómics" y películas como las que él realiza "pueden ser penalizadas", en lo que resultó un nuevo ataque a las cintas basadas en superhéroes, contra las que ya había reaccionado ("no son cine; nunca puede ver una completa", dijo) hace un par de smanas. "Eso no debería convertirse en lo que los jóvenes creen que es el cine", opinó el responsable de una nueva película sobre gangsters, protagonizada por Robert de Niro y Al Pacino.

Ver más productos

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

Alberto Fernández y Macri, juntos en una misa

Alberto Fernández y Macri, juntos en una misa

Ver más productos