La entrega el próximo 9 de noviembre -la transmisión, desde las 20, por Crónica HD- de los Martín Fierro de cable es mucho más importante de lo que parece a simple vista. No se trata solamente de la entrega de un galardón que, al lado de la TV "de aire", algunos consideran menor, sino de otra cosa: la constatación del estado del ecosistema televisivo/audiovisual en estos momentos de la Argentina. Que no es otra cosa que el reflejo de lo que sucede en casi todo el mundo. De allí que puedan extraerse algunas ideas para pensar qué va a suceder con la pantalla (ya no tan) chica de aquí en más.

Empecemos por lo obvio: es el primer gran evento de la televisión post-pandemia en nuestro país. Y está bien: la tristeza y la desesperanza que acarrearon las consecuencias del covid-19 requieren alguna catarsis. Volver a ver brillos y sonrisas será, de algún modo y a pesar de las pérdidas irreparables, una manera de pensar que la normalidad todavía es posible. Solo por ese aspecto que podemos llamar anímico la emisión va a ser importante.

Pero lo otro es mucho más interesante. Revisadas las nominaciones, la mayoría son para señales periodísticas. Y donde eso no ocurre, se trata de emisiones también periodísticas. Es decir: el cable se ha convertido en generador de información. Muchas veces replicando y discutiendo lo que sucede en el ámbito digital, al que de algún modo también pertenece. No hay ficciones nominadas, por ejemplo, porque no se producen en ese campo. Las ficciones hoy tienen un hogar básico en plataformas y, en mucha menor medida, en la televisión de aire. Pero lo que manda en el uso de la televisión lineal (es decir, aire más cable tradicional) es lo periodístico.

La conclusión es bastante simple: la televisión tradicional queda para el vivo, para lo espontáneo y aquello que interesa inmediatamente al espectador. Es un cambio bastante sustancial si se tiene en cuenta la cantidad de alternativas que existen para el entretenimiento audiovisual. Si tenemos en cuenta la avidez de noticias que creció exponencialmente durante lo más duro de la cuarentena durante 2020, es perfectamente lógico que la mayor parte de la tarea a celebrar haya sido la de la información. Pero esto es en realidad una corroboración de cómo funcionará, de aquí en más, el complejo audiovisual y refleja una tendencia mundial.

Más notas de

Leonardo Desposito

Francia regula las ventanas de exhibición para plataformas

Malas hierbas, producción cinematográfica de Netflix

La Malvada: una de las grandes películas perfectas

Seductor y ¿Víctima?: La Malvada

Amazon le puso título a la serie sobre El Señor de los Anillos

La primera imagen de la serie de Amazon sobre Tolkien

Cine, series y superhéroes: el futuro del audiovisual

Moon Knight, lo nuevo de Marvel en Disney+

Microsoft compra Activision en el mayor deal del campo gaming

Activision entra al paraguas de Microsoft

Cuatro películas brillantes de Tony Scott en Star+

Cuatro películas brillantes de Tony Scott en Star+

La taquilla global se recupera esta vez gracias al terror

Scream: el terror (siempre) gana

El Festival de Berlín se prepara para otra edición presencial

La Berlinale se prepara para volver a cierta normalidad

Películas para refrescar el verano en todas las plataformas

Películas para refrescar el verano en todas las plataformas

HBO Max creció con los lanzamientos simultáneos salas-plataformas

Batman, de Matt Reeves, la esperanza de Warner/HBO