Quentin Tarantino tiene en estos momentos una batalla legal alrededor de Pulp Fiction, su deslumbrante película de 1994. Hace poco tiempo, el realizador decidió lanzar NFT ("Not Fungible Tokens", material único coleccionable digital que no puede ser visto o utilizado más que por quien lo compró) basados en el filme, pero inmediatamente fue demandado por Miramax, la empresa que produjo la película. ¿Por qué? Porque si bien Tarantino posee los derechos del guión de Pulp Fiction, Miramax tiene los de la película. La gran pregunta, que es mucho más relevante de lo que parece, es qué pasa cuando los creadores quieren crear material único a partir de sus creaciones.

El artículo de Variety que refiere a la noticia plantea otras preguntas: ¿puede el dueño de un NFT, del que es dueño, crear contenido original a partir de él? ¿Incurre en violación de copyright? ¿Tiene el copyright de su propio NFT? ¿Hasta qué punto el dueño de un contenido o de los derechos al respecto puede crear contenidos a partir de él? El campo de los derechos de copia se vuelve terreno resbaladizo cuando aparecen e escena las nuevas tecnologías digitales, sobre todo las interactivas y todo lo que tiene que ver con el peer-to-peer.

De hecho, se abre un mundo totalmente nuevo e imprevisible. Nada impediría, en teoría, que un creador distribuya sus propios contenidos directamente a los usuarios sin pasar por plataformas o distribuidores. De hecho, es lo que ocurre en el universo del NFT. En la medida en que la adopción de bandas más anchas, 5G y criptomonedas se extienda, el mercado para el intercambio digital va a crecer.

Lo que implica un cambio en las políticas de propiedad intelectual, algo que, aunque las grandes empresas dedicadas a la representación de artistas ya tienen en agenda, nadie sabe realmente cómo encarar. Y por otro lado, colisiona con otro movimiento opuesto -o complementario: que las plataformas quieren garantizarse exclusividades de marcas para darle valor a sus propios negocios. ¿Hasta dónde podrían con nuevas creaciones o con material que "contraten" de productores independientes que se desarrollan en plataformas como YouTube, Twitch o TikTok? Por eso el "Caso Tarantino" es importante: revelará hasta qué punto los creadores podrán ser dueños de sus creaciones y derivados, y cómo comenzará a reconfigurarse el mercado del entretenimiento en esta nueva etapa digital.

Más notas de

Leonardo Desposito

Películas de superhéroes para quienes odian a los superhéroes

Capitán América, un homenaje a los años 40

La televisión tradicional ya no tiene nuevos espectadores

Canales FAST, la respuesta de la TV a Internet

Cuatro animés para entender el animé en Netflix

Belle, de Cannes a Netflix

Ciencia ficción más allá de la pura fantasía en Paramount+

La llegada, ciencia ficción sin fantasía

Cuatro filmes esenciales de Steven Spielberg en Netflix

Tiburón, todavía efectiva obra maestra

El mejor cine de los ochenta para ver continuado en Star+

Aliens, el regreso, una obra maestra (sí, señor) de los ochenta

Adiós a Jean-Luc Godard, último sobreviviente de la Nouvelle Vague

Godard a fines de los 50: el hombre y la cámara

Cuatro comedias negras para disfrutar en HBO Max

Este es el fin, cima de la comedia negra

Lo mejor y lo peor del cine fantástico, gratis en Archive.Org

Carnival of Souls, un filme de enorme influencia en el cine

Se extingue el espectador de TV: hábitos de los nuevos espectadores

Jugar y usar redes sociales: pasatiempos favoritos de los más jóvenes