En una movida con pocos precedentes, la red de microvideos TikTok firmó un acuerdo con los herederos de Prince para que todo el catálogo del genial músico de Minneapolis esté a disposición de los usuarios de la app. Puede parecer raro, pero tiene sentido: ahora los usuarios de TikTok podrán usar sin problemas -es decir, sin arriesgarse a que les retiren el video por eso o les armen una causa por violación de derechos de autor- todas las canciones del creador de Purple Rain.

En un comunicado distribuido por los dueños de los derechos del músico, según cita el sitio de la revista Variety, "con la inclusión del catálogo completo de Prince en TikTok, esperamos que las nuevas generaciones de fans de todo el mundo puedan encontrar sentido en su música y se sientan inspirados a la creación". Leer entre líneas esta declaración es interesante: permitir el uso de los temas en lo que, después de todo, son videos muy breves (es decir, no utilizan "toda" una canción ni pueden confundirse con nada de lo que Prince ha hecho) sirve como publicidad para difundir esa música y otorgarle valor a un catálogo que sigue siendo de los más importantes en el universo discográfico.

Es la primera vez que TikTok se hace con los derechos de un artista "grande". Aunque sus usuarios suelen utilizar para musicalizar videos canciones muy famosas de grupos y solistas de enorme peso, los derechos son un tema aparte. Eso también es un aliciente: quien quiera utilizar lo "disponible legalmente", tiene toda la obra de Prince para crear materiales nuevos. Lo que -nuevamente- mantiene en vigencia al catálogo y al artista.

En la práctica, los usuarios de TikTok ya pueden acceder a todo el catálogo de Prince desde la biblioteca de sonido de la firma. Además, se creó una cuenta propia del artista en TikTok (@Prince.4.ever) donde se van a subir videos de actuaciones en vivo y material de archivo del cantante y guitarrista totalmente inéditos. Otra manera de amortizar el catálogo.

TikTok es probablemente el fenómeno de Internet de mayor crecimiento en este año, también ayudado por la pandemia de Covid-19. Para quien (todavía) no lo conozca, se trata de videos brevísimos, una especie de "Twitter" en imágenes, que se expandió muy rápidamente con contenido generado por los usuarios. Es otra prueba de que la mayor parte del entretenimiento pasa -o ha de pasar- por los dispositivos móviles: TikTok es básicamente un sitio que depende del uso del celular por parte de sus usuarios.

Por otro lado, la gran controversia en la era de Internet pasa, sin dudas, por los derechos de autor. No solo la piratería de discos, libros y material audiovisual es central en este sentido, sino el uso que de pequeños clips o citas hacen los usuarios al crear contenido. Hay muchas iniciativas para morigerar el impacto de la cerrazón de derechos, que se ha incrementado gracias a la enorme concentración en los medios de comunicación y creación de entretenimiento que se ve desde, por lo menos 2012. La iniciativa de TikTok y los herederos de Prince pueden implicar un avance en este sentido.

Más notas de

Leonardo Desposito

Julio Chávez vuelve al escenario

Julio Chávez vuelve al escenario

Cine de arte, gratis, para todos

Cine de arte, gratis, para todos

Para qué sirve la industria del erotismo

Para qué sirve la industria del erotismo

Fragmentos de una mujer: Crueldad para el gran público

Fragmentos de una mujer: Crueldad para el gran público

Qué fue lo más visto en 2020 en plataformas, según Nielsen

Qué fue lo más visto en 2020 en plataformas, según Nielsen

Doce joyas en Netflix que pocos saben que están en Netflix

Doce joyas en Netflix que pocos saben que están en Netflix

Hollywood volvería a posponer estrenos durante 2021

Hollywood volvería a posponer estrenos durante 2021

All That Jazz: cómo festejar el final de la vida según Bob Fosse

All That Jazz: cómo festejar el final de la vida según Bob Fosse

Jersey Boys: Clint Eastwood también sabe de musicales

Jersey Boys: Clint Eastwood también sabe de musicales

El Clan: Trapero y Francella reviven a Arquímedes Puccio

El Clan: Trapero y Francella reviven a Arquímedes Puccio