Se va el año y entra una docena de estrenos a la cartelera cinematográfica. Algo normal, pero triste: la mayoría pasará sin pena ni gloria por los cines. En ese listado, se destacan dos producciones que, aunque sin demasiadas posibilidades de entrar al top ten, sí tienen interés cinematográfico. Uno es Colette, biografía de la célebre escritora francesa protagonizada por Keira Knightley que tendrá un lanzamiento importante y fue saludad por la crítica internacional. La otra es Nuestra hermana menor, película del gran cineasta japonés Hirokazu Koreeda (After Life, Nadie sabe, De tal padre, tal hijo) sobre la delicada historia del encuentro de tres hermanas, tras la muerte de su padre, con una cuarta, una niña de trece años. De lo mejor del año, de paso.

Como todas las semanas, hay una película de terror -Cadáver- que no viene con las mejores credenciales pero contará con el público fiel del género, uno de los pocos que funciona siempre. Hay un drama realista y coral estadounidense, La vida misma, con Jason Isaacs, Olivia Wilde y Antonio Banderas; una versión animada y familiar del clásico ruso Ruslan y Ludmila, La princesa encantada; un demorado filme de acción francés, Quinta a fondo; y otra película "inspiradora", Una entrevista con Dios.

A estas novedades se suman cuatro estrenos argentinos. El thriller El jardín de la clase media, con Eugenia Tobal, Luciano Cáceres y Enrique Liporace; el filme de suspenso Mochila de plomo, de Darío Mascambroni; la comedia romántica Eso que nos enamora, con Benjamín Rojas y Leticia Siciliani; y el drama de Fernando Spiner (La sonámbula, Aballay) La boya.