El gran dilema del espectáculo cinematográfico de hoy consiste en transmitir sensaciones a través de tecnologías inmersivas y, al mismo tiempo, narrar algo que sea pertinente y emotivo para el espectador. Gran parte de las películas de gran espectáculo fallan en la amalgama, no así esta tercera -y, por mucho, mejor- película de Damien Chazelle -La La Land- que narra la vida de Neil Armstrong previa a convertirse en el primer hombre en pisar la Luna. El filme arranca con una secuencia de acción a puro suspenso, pero en lugar de poner el acento en imágenes gigantescas, nos sumerge en la fragilidad de esos vehículos experimentales, ataúdes de lata, en misiones imposibles. Esa mezcla entre lo gigante y lo íntimo, creado con el uso de la cámara y con despojar de histrionismo las actuaciones, nos introduce mucho más que en la acción en el cuerpo y los sentimientos del Armstrong de Ryan Gosling. Gran película.

Título original: First man, EE.UU., 2018. Duración: 141’. Dirección: Damien Chazelle. Intérpretes: Ryan Gosling, Claire Foy, Kyle Chandler, Corey Stoll, Pablo Schreiber. Calificación: Apta para mayores de 13 años.