Argentina salió formalmente de su noveno default luego de que la calificadora de riesgo S&P Global elevara su nota crediticia. La firma estadounidense comunicó su decisión tras la emisión de los nuevos títulos surgidos del canje de la deuda externa que alcanzó el 99% tanto bajo legislación extranjera como local.

S&P subió la calificación de todos segmentos de la deuda soberana a CCC+ con perspectiva estable desde su estado anterior de “default selectivo” en el que se encontraba desde mayo, cuando venció el período de gracia para el pago de los intereses no cancelados de los bonos Globales 21, 26 y 46, que ya fueron reestructurados. Así se espera que las otras calificadoras, Fitch y Moody's, tomen decisiones similares. 

"Este importante paso hacia adelante brinda la oportunidad al Gobierno de articular un plan más amplio para abordar varios desafíos macroeconómicos pospandemia, negociar un nuevo programa con el FMI y trabajar para enmendar los atrasos con el Club de París”, señaló S&P en un comunicado.

Y agregó: "Con la compleja reestructuración terminada, esperamos que el Gobierno gire completamente su enfoque hacia iniciativas para impulsar el crecimiento, reducir la inflación, financiar un déficit fiscal aún alto y manejar las presiones cambiarias, entre varias distorsiones macroeconómicas prevalecientes".

La semana pasada el ministro de Economía, Martín Guzmán, anunció que se reestructuró el 99% de los títulos bajo legislación extranjera que totalizaban USD66.238 millones y el 98,8% de los USD41,715 millones bajo jurisdicción local.

Los 12 nuevos bonos bajo legislación extranjera se liquidaron el viernes pasado, mientras que los siete nuevos títulos bajo ley argentina (cinco en dólares y dos en pesos) se acreditaron este lunes en las cuentas de los acreedores. El martes será la primera rueda plena de operación de los flamantes papeles.