Las acciones locales que más subieron a lo largo de 2020 fueron las de Morixe y Rigolleau, ambas del panel general de la Bolsa porteña, con un incremento de 241,1% y 121,8%, respectivamente.

El 2020 finaliza con una suba de apenas 22,7% para el mercado de las firmas líderes del Merval en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires.

Sin embargo, hubo algunas empresas que sorprendieron por su desempeño en la Bolsa porteña como fue el caso de Morixe, que quedó primera en el ranking de rendimentos del año, tras haber triplicado su valor.

De esta forma, la tradicional alimenticia Morixe ganó 241,1% durante el 2020, seguida por la firma Rigolleau con 121,8%, ambas cotizantes en el panel general.

Les siguen Mirgor (118,6%), Grupo Financiero Valores (116,8%) y la tecnológica B-Gaming, que ganó 114,9% durante el mismo período, entre las top 5 del ranking.

El Instituto Rosenbusch (105,36%), BYMA (91,6%), Agrometal (87,83%), Domec (81,54%) y Termiun Argentina (80,3%) completaron las primeras 10 posiciones entre las empresas más destacadas.

"En el mercado accionario local, sin duda lo mejor fue Morixe. No sólo por el rendimiento, sino por la reestructuración del negocio que hizo su gerencia", consideró Mauro Mazza, de Bull Markets Brokers.

El analista de mercados agregó que "no puede dejarse de lado el papel que se triplicó en medio de la pandemia y la cuarentena, aunque luego perdiera algo de brillo, propio de una fuerte suba en tan poco tiempo. Esto es, la empresa pasó de perder dinero a ganar, de tener un saldo deudor en dólares que la comprometía a capitalizar esa deuda y transformarse en patrimonio", continuó.

Mazza ahondó que Mirgor pasó, asimismo, "de no tener cobertura de granos a tenerla, y así no sufrir el fuerte encarecimiento del trigo, lo que le permitió seguir siendo la más competitiva. Morixe fue sin duda la acción argentina del año", concluyó.

Por su parte, B-Gaming (Gami), una firma especializada en informática, actividades lúdicas, comunicaciones, procesamiento de datos, sistematización de apuestas y desarrollo e instalación de sistemas informáticos, acompañó el desempeño de las empresas de juego y digitales que crecieron muy fuerte durante la pandemia.

En cuanto al balance en general de las empresas argentinas que más cotizan en la Bolsa, "es difícil hacer una valoración positiva del equity argentino ya que su performance (medido a través del SP Merval +23%) quedó muy relegada en relación con la suba del dólar (42%, dólar oficial) y de la inflación (38%-39%, estimado para 2020), perdiendo valor en moneda dura y en términos reales y, por lo tanto, no cumpliendo con la premisa de cobertura que la mayoría esperaba", analizó por su parte el economista Javier Salvucci.

"Es cierto también que en este 2020 la incertidumbre fue muy grande no sólo por factores internos, como los políticos, los macroeconómicos, la suerte del canje de deuda, sino también por la pandemia y por la cuarentena estricta que decidió aplicar nuestro país", continuó el analista, enumerando lo que fue un contexto muy difícil para las empresas argentinas en este año.

Para el economista jefe de investigaciones de Silver Cloud Advisors, "las empresas que mejor se desempeñaron fueron aquellas que tenían ligado su ingreso de manera directa o indirectamente al dólar".

Papeles como Aluar (+46%) y Ternium Argentina (+80,31%) tuvieron una buena performance y fueron de los elegidos por los inversores por su sólida posición financiera y por estar ligado sus ingresos al dólar, acompañando el proceso de apreciación de éste en relación con la moneda doméstica, agregó Salvucci.

También el sector de la construcción fue de los pocos que tuvo una performance aceptable y un claro ejemplo es Loma Negra, que acumuló un alza del 43%.

Aquí influyeron las expectativas de que el Gobierno procura reflotar la actividad económica a través de la obra pública, que jugaron un papel clave en el posicionamiento en este papel.

Entre los sectores con mayores bajas, "claramente el sector bancario fue de lo más castigado, con una fuerte intervención del BCRA en las tasas de interés tanto que cobran por préstamos como las que pagan por depósitos hizo achicar el resultado por intermediación", opinó Salvucci.

Los inversores castigaron a estos papeles que en su mayoría están en terreno negativo, como el Macro (-21%), Galicia (-0,5%), Supervielle (-0,2%) e Hipotecario (-35%), entre otros.

En tanto, las empresas ligadas al sector energético mostraron resultados dispares. Por un lado, obtuvieron un buen desempeño Pampa Holding (+53%) y Transportadora de Gas del Sur (38%) y, por otro lado, obtuvo un resultado negativo YPF (-16%), por el control en el precio de las naftas.

"También pesó sobre YPF la abultada deuda que posee (más de 6.000 millones de dólares) y las disposiciones del BCRA de no habilitar a las empresas tener acceso libremente al MULC (Mercado Unico y Libre de Cambios) para obtener los dólares para hacer frente a sus pasivos", ahondó Zalvucci.

Un magro desempeño obtuvieron Edenor (+3,3%), Transener (+4,54%) y Central Puerto (+2,2%), por la decisión de mantener congeladas las tarifas.

En cuanto a los ADR (acciones de empresas argentinas que cotizan en el exterior), la performance en general resultó muy negativa y la excepción fueron las tecnológicas, las más agraciadas por la pandemia, como Mercado Libre (199,5%) y Globant (105,5%), y la siderúrgica Ternium (34,8%).

"En ADRs, salvo Mercado Libre, todas las demás empresas están detonadas; empresas que desde los números pueden estar muy bien pero tema precios es un desastre, no hay correlación, y hay una altísima volatilidad", resumió Mariano Sardans, CEO de la gerenciadora de patrimonios FDI, quien observó que las caídas de estos activos fueron desde el 7% hasta el 57%, con la salvedad de las tres firmas anteriormente mencionadas.

En el contexto global, lograron sortear el año de la pandemia el Dow Jones (6,84%), el S&P 500 (15,86%) y se llevó las de ganar el Nasdaq (46,83%), que agrupa a las firmas tecnológicas y digitales.