El REM, publicado ayer por el BCRA, mostró que los bancos y consultoras de la city esperan que el 2019 termine con una caída de 2,8% en el PBI. De esa forma, continuaron empeorando sus proyecciones para una actividad económica que no encuentra salida a la recesión.

Además, el informe dejó entrever que el grueso de las consecuencias del shock cambiario posterior a las PASO golpeará en el último trimestre. De hecho, la expectativa de los analistas es que el tercer trimestre registre un virtual empate en la comparación desestacionalizada contra el segundo (mejora de 0,1%). En cambio, en el cuarto la economía sufrirá un desplome extraordinario de 2,1%, libre de los factores propios de la estacionalidad.

Semejante caída, hacia el final del año, dejará un efecto arrastre difícil de contrarrestar, ya que el PBI del último trimestre terminará por debajo del promedio del 2019. La brecha entre el punto bajo del último trimestre y el promedio del año será el camino que deberá recorrer el producto en 2020 para no caer por tercer año consecutivo. Los consultados por el REM ya prevén que habrá una nueva baja de 1,7%.