Mientras el Gobierno se prepara para hacer frente al primer pago de USD154 millones correspondiente a los intereses de los bonos surgidos del canje de deuda en dólares del año pasado, los fuertes vencimientos en pesos en manos extranjeras amenazan con meterle más presión a la balanza de pagos en el segundo semestre, principalmente por los grandes fondos como Templeton y Pimco que aún deben cobrar unos USD400 millones justo antes de las elecciones y que al estar atrapados por el cepo, deberán pasar por el contado con liqui para transformar esas tenencias en moneda dura y poder girarla al exterior.

La deuda externa argentina nominada en pesos -es decir la que poseen los no residentes, sumando la del Banco Central, gobierno nacional y provinciales y corporativa- llegaba en el 2015 a unos USD5.300 millones, estimó la consultora 1816 en base a los últimos datos del Indec del primer trimestre. Tres años después, en 2018, alcanzó un máximo de USD33.000 millones de la mano del descontrol regulatorio del macrismo y el boom de las Lebac, para a partir de ahí retroceder post estallido hasta los USD5.400 millones actuales, medidos a la cotización del CCL.

De esa cifra, unos USD3.500 millones son bonos públicos que actualmente equivaldrían a unos USD3.200, según cálculos de Equilibra, y el 75% de ese stock está en manos de Templeton y Pimco, de acuerdo la flamante firma de los economistas Diego Bossio y Martín Rapetti.

"Para lo que resta del año los vencimientos en pesos en manos de estos dos grandes fondos suman unos USD400 millones, de los cuales USD250 millones vencen entre septiembre y octubre (X13S1 y TO21)", advirtieron en un informe.

Lo cierto es que el TO21, emitido por Toto Caputo en el 2016, debe cancelarse el 3 de octubre, en plena campaña electoral, por unos $62.500 millones. Toda la serie Bonte, en pesos, fue una de las apuestas de Templeton y Pimco para invertir en moneda local durante la gestión anterior, pero finalmente quedaron atrapados por la reinstauración del cepo en 2019.

En diálogo con BAE Negocios, Juan Pablo Leyro, de ACM, planteó un escenario en donde estos dos fondos de inversión cobrarían por este título unos $25.000 millones, que podrían presionar sobre el contado con liquidación en caso de que busquen dolarizarse por esta vía, por unos USD150 millones, un número importante pero manejable.

En ese sentido, en el Banco Central cuentan con un poder de fuego en bonos de USD5.300 millones que sostienen, permitiría mantener a raya las cotizaciones en caso de que se recalienten a medida que se acerquen los comicios.

Con el canje del TC21 que despejó los abultados vencimientos de julio, las miradas del mercado ahora están puestas en los compromisos en pesos de agosto con el TB21 y TX21, emitidos en febrero de 2020, que suman en torno a los $430.000 millones. Y en septiembre, cuando recaen otros $330.000 millones por la mencionada Letra X13S1 que ajusta por CER y otro Bonte emitido por Caputo.

Más notas de

Ignacio Ostera

El Gobierno busca convencer al FMI de su plan de crecimiento de exportaciones

La entidad pide reducir el déficit y su financiamiento monetario

La participación asalariada en el PBI cayó 10 puntos en un año

El empleo subió de la mano del sector informal

Cumbre UIA-BCRA, en medio de la tensión por importaciones

La autoridad monetaria, abierta a retocar las reglamentaciones

Roberto Feletti recibe a las alimenticias para cerrar el acuerdo por el congelamiento

El funcionario busca una ampliación de los Precios Cuidados

Licitación: La demanda por bonos CER empañó el debut de las "Lelites"

Funcionarios de Hacienda siguieron la operación desde Washington

El G20 volvió a apoyar el reclamo para que el FMI reduzca las tasas

Guzmán se vio hoy con el ministro de Finanzas alemán, Olaf Scholz

En la previa a la cumbre con Guzmán, se despeja el camino de Georgieva en el FMI

Hoy fue el primer encuentro técnico con los funcionarios del organismo

Guzmán llegó a Washington y deberá negociar con una Kristalina debilitada

Guzmán llegó a Washington y deberá negociar con una Kristalina debilitada

Con la construcción en baja, el Gobierno licita una obra clave por casi $20.000 millones

El consumo de asfalto acumula un salto de más del 120%

La construcción pierde ritmo y reorientan partidas para cumplir la meta de obra pública

La caída mensual en los despachos de insumos se aceleró en septiembre