La lira turca se estabiliza luego de sufrir un fuerte desplome del 15% entre el lunes y el martes tras la sorpresiva decisión del presidente Recep Tayyip Erdogan de reemplazar al jefe del banco central del país. El miércoles la moneda logró asentarse aunque eso no evitó que los inversores continúen interesados en Bitcoin (BTC). El efecto “Turquía” también tuvo sus secuelas en Brasil y México.

Aunque el decreto presidencial que destituyó al jefe de la entidad bancaria no especificó el motivo, el despido sucedió dos días después de que el Banco Central subiera bruscamente su principal tasa de interés a 19%. Una medida que confrontó con las ideas económicas del presidente turco, el cual considera que los intereses altos son uno de los responsables de la inflación. 

Sahap Kavioglu, el nuevo director del organismo, bajó las tasas de inmediato. Al igual que Erdogan, considera que esa política conduce directamente hacia la inflación. Sin embargo, la respuesta del sistema financiero local no fue la esperada y la moneda sufrió una devaluación histórica en pocas horas que prolongó hasta este martes. 

Para el miércoles logró estabilizarse tras dos días de fuertes caídas. La moneda turca comenzó la jornada de ayer con un cambio de 9,47 por euro y pocos horas después ya cotizaba a 9,45 una mejora del 0,1 % desde el cierre del martes. Aunque respecto al dólar hubo una depreciación del 0,6 % respecto a la cotización del martes.

Una amesetamiento se también se notó en la Bolsa de Estambul. Abrió con una mejora del 0,7 %, tras encadenar dos días consecutivos de caídas, del 9,5 % el lunes y del 7 % martes. La entidad reguladora de los mercados había prohibido las operaciones de especulación a la baja para evitar más caídas.

El auge de Bitcoin

Sin embargo, las tensiones financieras continúan. Como consecuencia, el interés por bitcoin en Turquía creció considerablemente. Según Google Trends, las búsquedas de “Bitcoin” en Turquía se dispararon desde el despido del expresidente del Banco Central Naci Agbal. 

El último domingo 21 de marzo, cuando la situación ya era inminente antes de la apertura de los mercados, las búsquedas tocaron su pico semanal.

 

El impacto en México y Brasil 

El peso mexicano arrancó el lunes con el pie izquierdo, arrastrado por el  por el monumental desplome de la lira turca. Para el final de esa jornada había perdido 0,39% de su valor. En lo que va del año arrastra una pérdida del 3,16%. 

En el caso de Brasil fue más notorio. El real brasileño se depreció 0,69% y acumula una pérdida de su valor en 2021 del 6,55%. El país vecino es uno de las más afectados por la pandemia de Coronavirus la cual también se tradujo en una fuerte recesión económica

 

El caso de Argentina

No es la primera vez que la lira turca tiene un impacto considerable en la economía mundial. En 2018, durante la presidencia de Mauricio Macri, una situación de devaluación similar provocó una corrida cambiaria en nuestro país.  

Ante esa situación se buscó reestructurar la deuda local, lo que habilitó al gobierno de Cambiemos volver a solicitar un crédito al Fondo Monetario Internacional (FMI) por una suma de 50.000 millones de dólares.