Tesla es un icono de los nuevos tiempos y es concebida, no como una empresa automotriz solamente, sino como una empresa de innovación tecnológica. El 10-01-2020, hace tan sólo un año, TESLA cotizaba a U$S 95.63 y el 11-01-2021 cerró a valores de U$S 811.69, un crecimiento del 748% en sólo un año. A tal punto fue el rally alcista que la empresa necesitó realizar un Split de acciones (consiste en un ajuste matemático al valor de las acciones de una compañía para disminuir el valor de cada acción y aumentar su número, respetando la proporción monetaria de los inversores). Luego de ello y empujado por la certeza del ingreso de la empresa al prestigioso índice bursátil S&P 500, el activo que comenzó a cotizar post-split a U$S 442.68  y ya casi duplica su valor a pocos más de cuatro meses de dicho evento.

Cabe preguntarnos entonces, ¿Por qué pasa esto?

 

En primer lugar la cotización bursátil de una compañía es un reflejo de su realidad económica, pero hay excepciones a la regla. A grandes rasgos y sin tecnicismos una empresa cotiza a valores de Activo - Pasivo más un valor razonable que el mercado decide otorgarle en función del flujo futuro de ingresos que dicha empresa es capaz de generar en los próximos años, observando también la salud financiera actual y proyectada de la compañía. Lo cierto es que en ocasiones el mercado decide asignarle a dicha valuación, una “fundada expectativa favorable (o desfavorable) de crecimiento (o decrecimiento) de dichos ingresos a futuro”, fruto de los intangibles vinculados a la innovación. Así, si el mercado ve que la empresa puede afrontar dificultades habrá menos animo de retención del papel, más vendedores que compradores y el precio caerá, y viceversa, si el mercado piensa que dicha empresa subirá ventas y ganancias por encima de las proyecciones, habrá más apetito comprador y más animo de retención por parte de los tenedores del papel, empujando el precio hacia arriba. Esto ocurre hoy por ejemplo con muchas empresas tecnológicas de primera línea que han demostrado una gran capacidad de adaptarse a la crisis y consolidar nuevos negocios o potenciar sus segmentos en el mercado. Muchas veces a esta situación se la conoce como sobrevaluación del activo, aunque no siempre es así, y el mercado puede estar anticipando un salto cualitativo de la compañía no reflejado en las proyecciones, en las que prima, siempre, el principio de prudencia.

Ahora, ¿qué pasa con TESLA?

 

La empresa hoy cotiza a valores que empiezan a perder contacto con su propia realidad económica, y eso preocupa. Si uno hace un análisis simplista y observa el popular ratio precio-beneficio o PER (que es una razón geométrica e indica cuántas veces se está pagando el beneficio neto anual de una empresa determinada al comprar una acción, precio de la acción/beneficio por acción) ¡TESLA cotiza 1.758 veces beneficios!, cuando el PER promedio de la industria automotriz Norteamérica es de 53.5 veces (empujada a esos valores por TESLA) y el PER de las tecnológicas de 20.3 y el del mercado es de 20.9 veces beneficios. Ese dato por sí sólo no es concluyente, ni determinante, ya que la empresa podría multiplicar por diez sus ingresos para el próximo año y justificar el presente rally alcista. Pues bien, analicemos con mayor profundidad el pasado, presente y el futuro inmediato de TESLA. 

Para ello tomaremos los datos de la actualidad y su proyección de ingresos y ganancias hasta 2025. El año 2020 por primera vez la firma reportó ganancias, que serán de U$S 1.29B aproximadamente. A su vez, se espera la siguiente proyección de cara a 2021 al 2025:

 

Previsiones de crecimiento de ingresos y ganancias
Crecimiento de ingresos y ganancias proyectadas de TESLA Inc.

En ambos gráficos se pueden ver los ingresos creciendo a un muy buen ritmo hasta 2025, como también las ganancias, con énfasis en 2021 y 2022, y se registra un crecimiento excepcional en el reciente año 2020 fruto de pasar de resultado negativo a positivo (igualmente una ganancia de 1.2B anual no es un dato relevante). Lo otro que puede observarse es que la empresa estabiliza ingresos y ganancias en torno a una tasa de crecimiento anual de 18% y 15% desde 2023 en adelante. Por lo cual, el crecimiento empieza a ralentizarse para ese entonces. Otros datos que surgen y que son de peso al momento de analizar, es que las ventas y ganancias proyectadas, incluso para el año 2025, no son cuantiosas en relación a otras compañías que automotrices o tecnológicas, en el siguiente comparativo se pueden observar las enormes diferencias de capitalización, ingresos y ganancias:

 

 

 

 

Todas las compañía fueron comparadas con sus ingresos actuales y TESLA inc con sus ventas y ganancias proyectadas del año 2025, cosa que técnicamente no es correcto pero lo hacemos para magnificar la sobre ponderación de mercado del activo. Le hemos dado un poco de ventaja. Ford tuvo un año 2020 muy malo, pero promedia cerca de 4B de ganancias anuales en los últimos 6 años.

Si miramos la parte alta del cuadro Tesla vale el doble que todas las compañías automotrices enumeradas juntas y sus ventas proyectadas para el año 2025 no superaran los ingresos brutos actuales de ninguna de las compañías del sector en forma individual. Todas juntas venden hoy 9.4 veces más de lo que TESLA planea vender en el año 2025.

En cuanto a ganancias levemente espera mejorar las ganancias del 2020 de Honda y GM, pero todavía está muy lejos de lograr los 19.7B que Toyota tendrá de ingresos netos en este 2020. Sin embargo, TESLA INC vale 4 veces TOYOTA. De locos no?

Si miramos la parte baja de la tabla y jugamos en el segmento tecnológico de las grandes ligas nos animamos a decir que TESLA es una pequeña empresa al lado de corporaciones como Apple, Amazon o incluso la vapuleada Intel. Claramente allí TESLA juega sólo con su capitalización, porque los ingresos esperados y las ganancias para 2025, lejos están de acercarse a los valores actuales de estas compañías. La capitalización actual de TESLA representa 102 veces las ganancias esperadas para 2025!.

 

Entonces ¿TESLA ES UNA BURBUJA?

 

Para utilizar una metáfora sencilla e intuitiva, la capitalización de una compañía es la carrocería, las ventas es el motor y las ganancias sus caballos de fuerza. Bien, para sostener en el largo plazo el chasis de 860 billones de dólares, que representa TESLA hoy, requiere de una curva de ventas y ganancias mucho más agresiva y pronunciada que la proyectada actualmente. Para cotizar a esos valores se necesitan ventas por encima de los 200 Billones y ganancias anuales cercanas a los 30 billones, para los próximos 3 años. ¿Puede la empresa lograrlo? No somos adivinos, pero en el marco de la velocidad de consolidación de negocios en la industria de las TECH, todo es posible. Aunque la vara es muy, pero muy alta. Tanto a Apple, como a Microsoft, a Toyota, a Facebook, les ha llevado cómo mínimo 10 a 20 años consolidar negocios a esa escala. No veo porqué Tesla debería hacerlo con un modelo de negocios que recién, después de 17 años, empieza a dar sus frutos. 

Tesla está perdiendo contacto con su realidad económica actual y futura, y está, claramente, en zeona de uforia. O la empresa sorprende al mercado con números superadores o el mercado le hará saber su decepción. Como dice el dicho: No hay árboles que crezcan hasta el cielo, ni raíces llegan hasta el infierno. A los comprados, felicitaciones por el acierto y prudencia. A los demos, cuidado con subir a un tren a semejante velocidad.  

* Análisis de Clave Bursátil