De manera impensada, la cuarentena contribuyó a generar lazos no solo entre locales y clientes sino también entre vecinos. La revista Amo Villa Crespo fomenta desde hace años ese sentido de comunidad con distintas actividades. Ahora, por la pandemia, lanzó junto a comercios del barrio sus cajas de productos AVC, que son todo un éxito (las primeras se agotaban en horas) y tienen edición especial para el Día del Padre.

"Me llamó uno de los dueños de Malvón y me contó que se le había ocurrido esa idea de armar algo con locales amigos. Me pareció buenísima la iniciativa. Convocamos a un grupo chico de comercios que proponen los productos. Yo hago una curaduría poniéndome también del lado de los vecinos, porque conozco lo que quieren", cuenta Agustina Stegmayer, directora editorial de la publicación. Destaca que la idea era que fuera una caja solidaria para que tuviera más flujo de ventas y que fuese accesible al vecino a precio imbatible. Para los locales no representa una rentabilidad gigante, pero sirve mucho para difusión. Hoy se entregan entre 80 y 100 cajas por semana con productos de comercios como Salgado, Hasta la masa, 878 y Malvón. Poco a poco se sumaron nuevas propuestas y negocios.

Esta experiencia que hizo punta, ya hoy más difundida, se está implementando también en otros barrios: Colegiales lanzó su caja "Hecho en Colegiales".