La Navidad cambia la cara de las ciudades en muchas partes del mundo, con adornos, colores y lucecitas hipnóticas por doquier. Mientras algunos lugares se ganaron un lugar de privilegio como destino tradicional para estas fechas, otras van ganando el interés de los turistas a fuerza de atractivos y una inversión creciente de sus ayuntamientos.

Nueva York está entre los clásicos con su vidrieras resplandecientes y el árbol del Rockefeller Center. Hace 15 días, tanto locales como turistas disfrutaron de un espectáculo esperado: el abeto se iluminó con más de 50.000 luces de colores. Como años anteriores, fue coronado con su estrella de tres millones de cristales Swarovski.

Vigo quiere estar en el radar

Pero más allá de estos sitios icónicos, otras ciudades empiezan a destellar como destino navideño. Entre las ciudades que hacen mayor apuesta están Copenhague, Medellín, Branson en Estados Unidos, Quebec, Nurenberg en Alemania y Vigo, en España.

En Branson, Missouri, tiran la casa por la ventana para la Navidad. Un listado del sitio Big Seven la ubica en el primer lugar entre las ciudades más festiva del mundo para visitar durante la Navidad. Despliegan 6,5 millones de luces que parpadean en los parques. El segundo lugar se lo otorga a Copenhague, Dinamarca, especialmente con toda la magia de sus Jardínes Tívoli, el parque de diversiones más antiguo de Europa que deslumbra todavía más en esta época. Medellín tiene el tercer puesto de esa lista, con la pantalla de luz navideña más impresionante del mundo. Miles de turistas acuden cada año para admirar las 27 millones de bombillas, 32,000 figuras y 810 kilómetros de manguera luminosa de LED.

Business Insiders también eligió ciudades. En la lista de la publicación, incluye a Amsterdam, Londres, Bangkok con sus fuegos artificiales y algunos lugares menos centrales como la localidad francesa de Colmar, que atrae a turistas de todo el mundo con sus mercados.

Medellín

Las ciudades españolas parecen competir en gastos. Madrid es la primera iluminada y la que más gastó: más de tres millones de euros. Pero Vigo, no se queda atrás, para atraer turistas. "Que sepan los alcaldes de Londres, Tokio, Nueva York, París y Berlín que vamos a ser el no va más. Que se preparen", dijeron las autoridades. La ciudad gallega pasó de dedicarle 636.610 euros a 1,1 millones de euros este año.

Pero no en todos lados ven con buenos ojos los despliegues de las Fiestas. El tradicional espectáculo de luces de Año Nuevo en Sydney, que el año pasado costó un record de 5,8 millones de dólares, estuvo a punto de cancelarse. Sin embargo, por ahora, serán las primeras luces que estallarán en el aire del 2020.