No necesariamente son monstruos, bichos o precipicios con caídas al vacío. Pueden ser también situaciones de tono más realista, como el reencuentro con un familiar que no vemos hace tiempo o estar enfermos. La cuarentena por el Coronavirus está generando que todos soñemos más. Así lo confirman los profesionales de la salud mental que explican este mecanismo de la mente en tiempos de encierro, miedo y frustraciones. 

La producción onírica se incrementó y cobró además características propias en este contexto. Las referencias a sueños vívidos, pesadillas que interrumpen el descanso y contenidos más lineales son algunas de las características con las que describen los especialistas los comentarios de sus pacientes. 

"En casi todas las consultas que recibimos, la gente refiere trastornos del sueño: tienen pesadillas o se dan más cuenta de que están soñando. Es porque hay un aumento enorme de la tensión mental que no se descarga. Habitualmente, a lo largo del dia vas sumando experiencias mentales que se van de la mente sin un proceso muy arduo de elaboración. Ahora, a falta de contactos sociales o actividad física, no alcanzan a ser digeridas y aparecen en sueños, sobre todo en pesadillas", explica a Bae Negocios Claudia Borensztejn, médica psicoanalista, presidenta de APA (Asociación Psicoanalítica Argentina), y menciona que hasta en las conferencias entre profesionales se comentan sueños porque "todos estamos soñando más". A raíz de la cuarentena, la entidad lanzó originalmente una línea de consulta gratuita de salud mental que pronto recibió tanto volumen de llamados que fue transformada en una plataforma. Ahora hay diez profesionales atendiendo los mensajes que se reciben en www.apa-covid-19.com. Brindan contención, pero además asesoran para la derivación en los casos graves. 

Según señala la profesional, una parte de los sueños que se están relatando son lineales, como expresión de deseos. "Sueños de un contenido muy fácil como el que podrían tener los niños. Por ejemplo, soñé que me encontraba con mis amigos. Otros son sueños traumáticos que tienen la función de digerir el trauma", comenta.  

Todos los duelos el duelo

"Mi papá murió en 2002, y si bien soñé varias veces con él a lo largo de estos años, nunca con la frecuencia e intensidad que apareció en mis sueños en esta cuarentena. No era intranquilizadores, él siempre estaba allí lleno de vida, a mi lado", cuenta a Bae Negocios Susana, artista visual quien compartió esta experiencia en las redes sociales. Ese tipo de reencuentros se están multiplicando.

"Aparecen personas que ya no están. Muchos se encuentran con personas que ya no viven. Se reviven otros duelos pasados. La mente tiene que elaborar una gran cantidad de cosas", puntualiza Borensztejn y también menciona que se ven, por otro lado, sueños que tienen que ver con la vida que teníamos antes de la cuarentena, reuniones, verse con gente.  

Pablo López, Director Académico de Fundación INECO, detalla que las personas están reportando dos fenómenos: más frecuencia de pesadillas y mayor cantidad de sueños vívidos muy reales, intensos. El especialista menciona algunas de las posibles explicaciones. "Una hipótesis plantea que hay un porcentaje de la población que está durmiendo más. Esa extensión hace que tengamos más fases REM (que es la fase de movimiento rápido de ojos en la que se sueña) y a medida que avanza la noche las fases REM son más largas y eso puede favorecer soñar", indica. Y puntualiza que si nos despertamos más cerca de esa fase hay más posibilidades de recordar el sueño, un situación a la que muchos hacen referencia. 

Al respecto, Borensztejn puntualiza: "siempre que tenés que digerir un cambio el sueño se hace consciente, como cuando te mudas o te vas de viaje".

Donde viven los monstruos

Adentrarse en las profundidades del subconsciente, es nadar en un mar que por estos días está agitado y puede tener sus tormentas. Muchas personas están padeciendo pesadillas que interrumpen su descanso.   

"El periodo de pandemia es una situación movilizante y eso hace que estemos más alerta o temerosos, por la posibilidad de contagiarnos. Es un estado crónico de activación ansiosa. Estamos con más preocupación que lo habitual. El contenido de los sueños no es independiente de lo que nos pasa en el día. Es probable que se asocie con estos sentimientos de ansiedad, miedo. O al revés: nuestro cerebro sigue procesando la información cuando dormimos. Ese estado de hipervigilancia puede estar asociado con la predominancia de pesadillas", explica López. Según comenta, en la clínica están viendo una catarata de consultas por el sueño, personas que están durmiendo mal. En ese sentido, los cambios en la regulación de horarios, la alimentación y la exposición de la luz afectan la posibilidad de descansar bien. Menciona una hipótesis adicional:  "Sabemos que el sueño cumple una función de regulación emocional. No es descabellado pensar  que si nuestro equilibro emocional está alterado es probable que uno impacte al otro". 

El profesional propone algunas estrategias para evitar que el dormir se vea interrumpido por este tipo de inquietudes de la mente. Recomienda escribir las preocupaciones (aunque parezca algo simple ayuda mucho, destaca) y pensar voluntariamente en ellas cuando estamos despiertos, para evitar que irrumpan espontáneamente a la noche. "Si pensamos de manera recurrente en esas ideas, pierden la activación emocional", agrega. En INECO es posible participar de manera virtual de un grupo de tratamiento del sueño. Son ocho módulos, con número reducido de participantes, donde se tratan contenidos como psicoeducación, pautas de higiene del sueño y cambios de hábitos concretos favorables.

A quienes están teniendo pesadillas, la Presidenta de APA les dice: "No se asusten. Generalmente tiene un sentido de liberación de una tensión mental o inconsciente. No es para nada premonición de futuro que es lo que la gente veía en la antigüedad". Y destaca: "Hay sueños que son tan importantes en la vida de una persona que se los puede acordar para siempre. Marcan elaboraciones profundas, son regalos que te da la mente".

Más notas de

Paula Boente

Es una gran oportunidad para usar la tecnología en reducir distancias y tener ventajas competitivas

Es una gran oportunidad para usar la tecnología en reducir distancias y tener ventajas competitivas

Oíd lectores: llega la Feria de Editores en modo virtual

Oíd lectores: llega la Feria de Editores en modo virtual

Cuarentena: crecieron más del 70% las sensaciones de angustia y depresión en adolescentes

Cuarentena: crecieron más del 70% las sensaciones de angustia y depresión en adolescentes

Room 104: última temporada de la impredecible serie de los hermanos Duplass

Room 104: última temporada de la impredecible serie de los hermanos Duplass

La unidad: agentes españoles contra el terrorismo

La unidad: agentes españoles contra el terrorismo

La costumbre de brunchear se muda a casa

La costumbre de brunchear se muda a casa

Perfil del gamer argentino: actividad ganadora en pandemia

Perfil del gamer argentino: actividad ganadora en pandemia

En pandemia, las marcas cuidan su imagen de empleadores

En pandemia, las marcas cuidan su imagen de empleadores

Vacaciones: guía para padres encuarentenados

Vacaciones: guía para padres encuarentenados

Dark stores: un modelo de ventas que se afianza con la pandemia

Dark stores: un modelo de ventas que se afianza con la pandemia