El precio del bitcoin hoy cayó en picada con más de 20% de pérdida a raíz de un inesperado anuncio del magnate y empresario Elon Musk: Tesla, su compañía de automóviles eléctricos, dejará de aceptar la criptomoneda más popular como método de pago, y el mayor dato de inflación interanual en los Estados Unidos en 13 años.

A través de Twitter, Musk informó que Tesla "suspendió las compras de vehículos mediante bitcoin" por su impacto ambiental. Según aseguró, está preocupado por "el uso cada vez mayor de combustibles fósiles para la minería de bitcoins y transacciones".

Ante el anuncio del dato de inflación más alto desde septiembre 2008 en Estados Unidos, que se dio a conocer al mediodía, el bitcoin llegó a cotizar hasta esta noche a 47.376 dólares por unidad, un 18,33% menos que los casi 58.000 dólares a los que se vendía este mediodía, su menor precio desde finales de abril. Elon Musk dio el golpe de gracia a la criptomoneda horas después.

El precio de bitcoin cayó alrededor de un 5% en los primeros minutos después del anuncio de Musk, publicado este miércoles a las 19:06. En concreto, BTC se desplomó alrededor de 6.000 dólares desde que publicó el tweet.

El gobierno estadounidense reveló que la inflación interanual en abril fue de 4,2% y así disparó las expectativas de una suba de tasas por parte de la Reserva Federal (FED) para frenar el alza de precios, lo cual afectó la cotización de todos los activos en el mercado financiero, tanto a acciones como de criptomonedas.

En su anuncio, Elon Musk afirmó que Tesla "no venderá bitcoin" y que la empresa volverá a aceptar criptomonedas para transacciones "ni bien la minería transicione a una energía más sustentable". También están atentos a otras monedas que usan mucha menos energía que bitcoin.

"Las criptomonedas son una gran idea en muchos niveles y creemos que tienen un futuro prometedor, pero eso no puede suceder bajo un gran costo para el ambiente", explicó el fundador de Tesla sobre la decisión que hizo desplomar la cotización de BTC a dólar.

Bitcoin Elon Musk, una relación amor-odio

En el último tiempo Musk parece tener el poder de controlar la cotización del bitcoin a su propio gusto. Si bien pasó mucho tiempo sin hablar de esta criptomoneda, hace algunos meses manifestó por primera vez su interés en ella al hacer un (aparentemente) inocente y breve comentario en su cuenta de Twitter, lo que hizo que el precio despegue.

Pero no todo es color de rosas en la relación entre Elon Musk y bitcoin: también ha provocado fuertes caídas con sus dichos, e incluso afectó a otras criptomonedas, como DogeCoin (DOGE), que está inspirada en un meme de un perrito.

A base de tweets y memes, Musk popularizó DogeCoin, que logró escalar y posicionarse en el mercado, pero el fin de semana tuvo una devastadora caída luego de que el magnate asegure en un programa de televisión que es una "estafa". Aunque se trató sólo de una broma, la criptomoneda se hundió un 30% en el transcurso de la hora en que Musk participó de Saturday Night Live.

En una presentación de la SEC en febrero, Tesla reveló que compró 1,5 mil millones de dólares en bitcoins y que podría invertir en más bitcoins u otras criptomonedas en el futuro. Luego de eso, vendió 272 millones de dólares. En ese momento, la compañía anunció que comenzaría a aceptar bitcoins como método de pago para sus productos.

Según una presentación financiera de Tesla del 26 de abril, las ganancias de las ventas de bitcoins permitieron a la empresa obtener un “impacto positivo” de $101 millones hacia la rentabilidad.

Las acciones de Tesla también caen

La propia empresa de Musk también sufrió a causa de sus anuncios este miércoles. El CEO reveló que la compañía está ajustando su software de manejo autónomo para "eliminar el problema de frenado fantasma" y podría lanzar una versión mejorada en un par de meses, lo que provocó una caída en las acciones.

Mientras reguladores federales y estatales de Estados Unidos examinan el sistema de conducción semiautomático de Tesla tras varios accidentes, las acciones de la empresa se hundieron 3,89%, en su tercera pérdida consecutiva, a 593,21 dólares en Wall Street, en una jornada de presión para casi todos valores tecnológicos.