El virtual candidato demócrata, Joe Biden supera en intención de voto al presidente de Estados Unidos hace un mes y todas las encuestas le dan una ventaja media de más de 8 puntos sobre Donald Trump, lo que evidencia que la crisis del coronavirus y las protestas raciales están pasando factura a la gestión del mandatario republicano.

La propuesta del demócrata para recuperar la economía estadounidense post pandemia convence a un sector poblacional amplio y su campaña está haciendo foco allí. Su objetivo es atraer al electorado afroamericano, al latino, a las mujeres y a los sectores más izquierdistas de su partido, pactando un acuerdo programático con Bernie Sanders.

Todas las encuestas de julio dan ganador a Biden. La más ajustada por dos puntos, pero la más amplia por hasta 15 puntos. No se daban previsiones de diferencias de dos dígitos entre los candidatos desde las elecciones que enfrentaron a Bill Clinton y Bob Dole en 1996.

El presidente por su parte se sigue aferrando a su electorado base, que es mucho más limitado que el de su rival. La población que vota mayoritariamente a Donald Trump es blanca, suelen ser hombres y, en muchos casos, sin estudios superiores. Pero no tiene asegurada la victoria ni en estados habitualmente de voto republicano que le dieron la victoria en 2016.

En Florida, Biden aventaja por 13 puntos a Trump, según una encuesta difundida por la Universidad de Quinnipiac. Si esto fuera verdad, sería un duro golpe a las aspiraciones de reelección. La batalla electoral en este estado será clave para el resultado final de los comicios.

La principal causa de esta caída en la popularidad del presidente se debe a su gestión de la crisis sanitaria del coronavirus. En un principio, el líder republicano apenas dio importancia a la pandemia y se opuso sistemáticamente al cierre y cuarentenas de los estados más afectados. 

Pero el número de casos y fallecidos se disparó en Estados Unidos. Actualmente es el país más afectado del mundo, con casi 4.200.000 positivos y casi 150.000 muertos, según reporta el rastreador de la Universidad Johns Hopkins. Estos datos superan ampliamente las previsiones del mandatario y se acercan más al peor escenario posible previsto por la Casa Blanca.

Algunos estados como California, Texas o Florida se encuentran seriamente sobrepasados por la cantidad diaria de nuevos contagios, algo que, desde luego, afecta a la popularidad del candidato republicano y presidente.

Apenas el 32% de la población aprueba la gestión de Trump con respecto a la lucha contra el coronavirus, un piso que no se había visto antes, según el sondeo realizado entre la AP y el Centro NORC para Investigaciones Políticas.

Mientras que 8 de cada 10 estadunidenses opinan que el país va en la dirección equivocada, más que en cualquier punto de la presidencia de Trump, y sólo el 38% de los encuestados opina que la economía va por buen camino, un fuerte descenso con respecto al 67% de enero.