El director Ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos de la Organización de las Naciones Unidas ( ONU), David Beasley, advirtió que el año 2021 será "catastrófico" y agregó que en una docena de países la hambruna está "llamando a la puerta", según informó la agencia Reuters.

"El 2021 será literalmente catastrófico en base a lo que estamos viendo en esta etapa del juego", señaló Beasley durante una reunión especial de la Asamblea General sobre la pandemia del coronavirus (Covid-19)

De acuerdo con el funcionario, es probable que el próximo año sea "el peor año de crisis humanitarias desde el inicio de las Naciones Unidas" hace 75 años, luego de finalizada la Segunda Guerra Mundial. "No vamos a poder financiarlo todo, así que tendremos que priorizar, como digo, los icebergs frente al Titanic", destacó. 

Por su parte, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS)Tedros Adhanom Ghebreyesus, solicitó una "inyección inmediata" de 4.300 millones de dólares en un programa mundial de intercambio de vacunas.

"Simplemente no podemos aceptar un mundo en el que los pobres y los marginados sean pisoteados por los ricos y poderosos en la estampida de las vacunas", declaró Ghebreyesus. "Esta es una crisis global y las soluciones deben compartirse de manera equitativa como bienes públicos globales", subrayó. 

Este martes, el secretario general de la ONU, António Guterres, declaró que el mundo se enfrenta al "mayor desafío humanitario desde la Segunda Guerra Mundial". Guterres señaló que los niveles de pobreza extrema "han aumentado por primera vez en 22 años" y anunció que la organización necesita 35.000 millones de dólares para "llevar ayuda vital a 160 millones de las personas más vulnerables".

"2020 ha sido un año como ningún otro. El conflicto, el cambio climático y el Covid-19 han creado el mayor desafío humanitario desde la Segunda Guerra Mundial", señaló Guterres durante un discurso en relación con la publicación del Panorama Global Humanitario 2021