Alemania está siendo afectada por una "pandemia de los no vacunados", alertó el ministro de Salud de ese país, quien pidió reforzar las medidas para frenar un resurgimiento de casos de coronavirus que ha sumido a su país en una cuarta ola de contagios.

"Actualmente, estamos viviendo una pandemia esencialmente de no vacunados, y es masiva", dijo Jens Spahn, responsable de la cartera de Salud.

"La cuarta ola de la pandemia avanza, como lo temíamos, porque el número de personas vacunadas no es suficiente", corroboró Lothar Wieler, presidente del organismo de control epidemiológico alemán, el Instituto Robert Koch (RKI).

El responsable lamentó que las reglas de acceso a los lugares públicos no siempre se apliquen como se debe.

Evitar la saturación

En las últimas 24 horas se registraron más de 20.000 nuevos contagios y 194 muertes, consignó el RKI.

Spahn señaló que las camas en los servicios de cuidados intensivos vuelven a escasear, informó la agencia de noticias AFP.

El ministro pidió a las regiones, que son las que tienen competencia en materia sanitaria, que endurezcan las reglas para los no vacunados en caso de repunte de los contagios, prohibiéndoles por ejemplo el acceso a algunos lugares públicos o exigiéndoles un test de diagnóstico negativo, que son caros en el país.

"No se trata de acoso" contra los no vacunados, sino de "evitar una saturación del sistema sanitario", dijo.

Refuerzo

El ministro agregó que deseaba acelerar las vacunas de refuerzo, aconsejadas por ahora a los mayores de 70 años, seis meses después de haber completado el primer ciclo.

La jefa de Gobierno alemana en funciones, la canciller Angela Merkel, expresó su preocupación ante las cifras de los últimos días y se mostró "muy apenada" al ver que "entre dos y tres millones de alemanes de más de 60 años no se hayan vacunado aún".

Según las cifras del RKI, un 66,8% de la población, es decir, 55,6 millones de personas en Alemania, están totalmente vacunadas.