El Instituto Alemán de Investigaciones Económicas (DIW Berlín), la asociación Mein Grundeinkommen y científicos del Instituto Max Planck de Investigación sobre Bienes Colectivos y la Universidad de Colonia pondrán en marcha un estudio de largo plazo sobre la implementación de una renta básica universal, para lo cual 120 participantes recibirán 1.200 euros al mes a partir de la primavera de 2021, durante tres años.

El proyecto se financia mediante donaciones tipo crowdfunding, asegura el medio alemán Deutsche Welle.  "Queremos saber qué pasa con el comportamiento y las actitudes, y observar si la renta básica puede ayudar a hacer frente a los desafíos actuales de nuestra sociedad", dijo Michael Bohmeyer, iniciador de la asociación Mein Grundeinkommen, en Berlín.

Otros defensores de esta idea son la jefa del patido La Izquierda, Katja Kipping, y también el fundador de la cadena de farmacias dm, Götz Werner. Este "bono ciudadano" debería darse a todos, ya sean ricos, pobres, bebés o ancianos, proponen. Los críticos, en cambio, señalan los altos costos y advierten que tal pago podría ralentizar la motivación para trabajar o ser creativos y, en última instancia, hacerlos menos felices.

Los partidarios de la idea creen que la asistencia económica regular ayudará a lidiar con la pobreza, flexibilizará las prácticas laborales y permitirá a algunos ciudadanos pasar más tiempo cuidando de sus familiares de edad mayor.

"Quienes se oponen aseguran que el ingreso básico universal llevará a que la gente deje de trabajar para quedarse acostada en el sofá con comida rápida y servicios de 'streaming'", afirmó a Der Spiegel el investigador Jurgen Schupp, quien lidera el proyecto en el Instituto Alemán de Investigación Económica. Según él, se puede mejorar este debate reemplazando los estereotipos con un conocimiento probado empíricamente.

A los 120 participantes los estudiarán frente a un grupo de control de 1.380 personas que no recibirán la renta básica.

Los investigadores esperan atraer a un millón de solicitantes para el próximo mes de noviembre. De ellos se seleccionará a 1.500 personas requeridas para el experimento.