Los datos de crecimiento de la economía británica, publicados ayer por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS), mostraron que su Producto Interior Bruto ( PIB) creció en julio por encima de las expectativas.

El avance fue de 0,3% respecto al mes de junio. Una franca mejora respecto a la contracción del 0,2% que se vió durante el segundo trimestre. La quinta mayor economía del mundo viene sufriendo los vaivenes del Brexit. Desde hace meses empresas y particulares hacen acopio de determinados productos ante el riesgo de una eventual escasez, una vez que el Reino Unido salga de la Unión Europea. No obstante, la mayoría de los analistas no son optimistas.