Estados Unidos condujo un ataque en drones en el que por error mató a diez personas en Kabul, Afganistán, entre los que se encontraban siete niños. Según reconocieron los oficiales estadounidenses, habían creído equivocadamente que el trabajador sanitario fallecido, Zamarai Ahmadi, transportaba explosivos en su auto, cuando en verdad eran botellas de agua. 

Según habían asegurado anteriormente desde el Departamento de Defensa, la operación había sido "acertada" porque había prevenido un ataque contra las fuerzas norteamericanas. Sin embargo, el Secretario a cargo, Lloyd Austin, emitió un comunicado en el que reconoció que gracias a la revisión de imágenes, ahora saben que "no había conexión" entre Ahmadi y el ISIS-Khorasan y que lo que estaba haciendo era "completamente inofensivo", sin potencial peligro.

El trabajador de salud era parte de un grupo ligado al Gobierno de Estados Unidos y estaba transportando agua para su familia. En ese sentido, desde Defensa lo catalogaron como una "víctima inocente, como el resto, que fue trágicamente asesinado" y asumieron su error: "Pedimos disculpas y nos esforzaremos por aprender de este horrible error". Según publicó AFP, el funcionario expresó que "ningún ejército se esfuerza tanto" como el suyo para evitar las muertes de civiles. 

A pesar de las disculpas, las preocupaciones (y los cuestionamientos) por lo acontecido continúan y el extécnico en explosivos de la Fuerza Aérea Brian Castner le dijo a Aministía Internacional que deberán encaminar investigaciones "para averiguar si se cometió algún crimen", ya que el comunicado emitido "no es el final de sus obligaciones", que por supuesto contemplan la ayuda económica a las familias afectadas por las pérdidas

Antecedentes

Uno de los hechos ocurridos previamente que llevó a creer a las tropas que se podía tratar de una amenaza fue un ataque suicida el 26 de agosto en el aeropuerto de Kabul que dejó un saldo de al menos 170 afganos y 13 soldados del ejército estadounidense. 

A partir de ello, Estados Unidos contraatacó inmediatamente contra los yihadistas en el territorio gobernado por los talibanes y luego comandó el ataque que envió misiles desde un dron equivocadamente contra civiles.