El Senado italiano dio el visto bueno para que el líder de la derechista Liga y exvicepremier, Matteo Salvini, sea enviado a juicio por supuesto "secuestro de personas" en 2019, cuando era ministro del Interior y demoró el desembarco de 150 inmigrantes de un barco de rescate, por lo que podría enfrentar una condena de hasta 15 años de prisión.

Con 149 votos a favor y 141 en contra, el Senado decidió quitar la inmunidad parlamentaria y avalar el proceso contra Salvini por el caso del barco de la ONG española Open Arms, con más de un centenar de personas que fueron retenidas a bordo por el entonces vicepremier y que finalmente desembarcaron en el puerto siciliano de Lampedusa.

"Haría lo mismo si vuelvo al Gobierno", se defendió el también senador durante el debate y justificó así la política de puertos cerrados que impulsó durante su gestión de vicepremier y ministro del Interior entre junio de 2018 y agosto de 2019.

En mayo, la comisión de inmunidad del Senado había desechado la posibilidad de enviar a juicio a Salvini, aunque el grupo Italia Viva, que hace dos meses defendió al exvicepremier, cambió ahora de posición y facilitó sus votos para el inicio del proceso.

Durante la investigación del Senado, Salvini basó su estrategia en que la decisión de frenar los desembarcos había sido tomada de forma coordinada con el entonces premier, Giuseppe Conte, que continúa en el cargo.

En caso de ser encontrado culpable durante el juicio, Salvini se enfrenta a una posible condena de hasta 15 años de cárcel y la posibilidad, ya con una sentencia de primer grado, de quedar inhabilitado para ocupar cargos políticos.