El desempleo en España se redujo en el el primer trimestre del año en 65.800 personas, lo que representa un 1,7% respecto a los tres meses anteriores y supone el primer descenso en un primer trimestre desde el año 2015.

Según indica el sitio web RTenespañol, no obstante el dato positivo la situación del mercado de trabajo continúa siendo difícil en España, ya que también en los tres primeros meses del año se destruyeron 137.500 empleos, el doble que en el mismo periodo de 2020, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Altas y bajas

Los datos también indican que el 14% de los hogares tienen a todos sus miembros activos desocupados, lo que supone un incremento de 152.000 hogares respecto a los tres primeros meses del año pasado, situándose en 1,22 millones, la mayor cifra desde 2018.

La tasa de desempleo de España se sitúa en 15,98% y sigue siendo la más alta de la Unión Europea (UE), pese a que bajó algo más de una décima entre enero y marzo. Paralelamente, la tasa de actividad disminuyó en cinco décimas (203.400 personas) hasta situarse en el 57,69 por ciento. Al 31 de marzo, el número de personas desempleadas y ocupadas era de 3,65 millones y 19,2 millones, respectivamente.

En total, en los 12 últimos meses, que coinciden con los 12 primeros meses de la pandemia de coronavirus, el desempleo aumentó en 341.000 personas (10,29%), mientras que la población activa se redujo en 133.500.

Sector público y agricultura

La pérdida de empleo en el primer trimestre de este año se concentró en el sector privado, que destruyó 155.800 empleos, mientras que el sector público aumentó sus puestos de trabajo en 18.300.

La ocupación aumentó ese trimestre en el sector de la agricultura, con 15.800 ocupados más, pero descendió en los demás: 83.400 ocupados menos en servicios, 51.500 en industria y 18.500 en construcción.

Por territorios, los mayores incrementos de empleo se verificaron en la Comunidad de Madrid (40.400) y en Cataluña (33.300), mientras que los mayores descensos se dieron en aquellas regiones donde el turismo tiene un mayor peso en su PIB: Comunidad Valenciana (-40.200), Andalucía (-30.800) y Canarias (-27.400).