El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y los demócratas acordaron endurecer los límites máximos de ingresos para que las personas puedan acceder a los apoyos económicos del próximo paquete de rescate, dijo un funcionario demócrata a la agencia AP.

Los senadores demócratas moderados presionaron para realizar este cambio, al tiempo que el  Senado debate la aprobación del proyecto de ley de alivio económico por coronavirus estimado en 1.9 billones de dólares.

Bajo la nueva estructura, los cheques se eliminarían más rápido para aquellos con ingresos más altos, en comparación con la forma en que se estructuraron los pagos directos en la propuesta inicial de Biden y la versión del proyecto de ley aprobada por la Cámara de Representantes el fin de semana pasado.

El nuevo esquema retiraría los cheques a las personas que ganan 80 mil dólares al año o más y a las parejas que ganan al menos 160 mil dólares al año.

La propuesta original, que está incluida en el proyecto de ley que aprobó la Cámara de Representantes, había eliminado los pagos para las personas que ganan 75 mil al año y las parejas que ganan 200 mil dólares al año.

Pero Biden y los líderes del partido se mantuvieron firmes en mantener los beneficios semanales por desempleo en 400 dólares, que se pagan junto con los apoyos estatales.

Los demócratas moderados han querido recortar esos pagos a 300 dólares por semana, ya que algunos aseguran que una cantidad más alta podría disuadir a las personas de regresar a sus trabajos.

Biden publicó en  Twitter que no cedería en su demanda de que los legisladores agreguen un pago de 1.400 dólares a las millones de personas recibieron ayuda en diciembre. Esa nueva cuota comprende casi una cuarta parte del costo total del plan de estímulo económico.

“El hecho es que 600 millones no es suficiente. El  Senado debe aprobar el Plan de Rescate de Estados Unidos y terminar el trabajo de entregar 2 billones en ayuda directa”, escribió Biden.

En un  Senado que está dividido a la mitad (50-50), los legisladores moderados han presionado para dirigir el gasto del proyecto de ley a aquellos que han resultado afectados por la pandemia.

Los republicanos pueden oponerse unánimemente a la legislación. Ellos consideran este proyecto de ley como una “lista sobrevalorada de deseos demócratas” que otorga ayuda a muchos que realmente no la necesitan.